Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

JUAN L. ORTIZ - En el Yan-Tsé -

Publicado en

JUAN L. ORTIZ ( Entre Ríos, 1896-1978)

 

juanele[1]-copia-1

 

 

 

EN EL YAN-TSÉ

 

Oh, las figuras del cariño, dónde,

                           dónde ellas?

Llueve en mi corazón y llueve sobre el Yan-Tsé...

 

Pero por qué no estáis aquí,

vidas, oh dulces vidas, a las que yo no sabía en otro

                  [espacio, también,

que el de mi corazón...?

 

Llueve en mi corazón y llueve sobre el Yan-Tsé...

 

Por qué no estáis aquí

enjugando conmigo o tratando de enjugar

el gris de Octubre?

 

O no seríamos, ya, junto con el río de la

                                                   [ media-tarde,

más que unos hilos, unos hilos

para una suerte de trama que la melancolía misma

                                                                      [está perdiendo,

                                                perdiendo?

 

Llueve en mi corazón y llueve sobre el Yan-Tsé...

 

De lágrimas Octubre, aquí, y acaso,

                            allí...

 

Pero allí será de alas, alas hasta en los pies, y aún en medio, no?

 

                                       de unas cortinas de nupcias,

                              y con mandolinas todavía por ahí... por las heridas

                                        [de los pajarillos, no?

que corridas las cortinas, han de abrirle

                                                     [ repentinamente, no

                                      las fugas de los confines...

 

 

Volará y bailará, no? de jacarandaes...

Mas estáis aquí?

Os miro a mi lado, los ojos en los míos...

De quiénes o de quién las estrellitas que mojan

                                                  [el minuto?

Unas pestañas, entonces, de nadie?

                          Y me doblo como un sauce...

 

Y sigue lloviendo en mi corazón y sigue lloviendo,

               [lloviendo, lloviendo...

                                        lloviendo sobre el Yan-Tsé...

 

 

 ( De "El junco y la corriente", publicado en "En el aura del sauce", 1970,

publicado en ANTOLOGIA, JUAN.L.ORTIZ, Ed. LOSADA, Bs.As., 2010

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

JORGE PAITA - Duros son y desiertos los días de este invierno

Publicado en

JORGE PAITA ( Bs.As. 1931-2012)

 

Paul Klee 2

 (*)

 

DUROS SON Y DESIERTOS

LOS DIAS  DE ESTE INVIERNO

 

Fatiga y no aniquila lo posible

que entre semblantes neutros, ahora,

bajo extenuados, diversos soles, pisemos

este suelo de nadie sin fin. En la noche,

en mi oscura sustancia las incesantes

faenas de la muerte vencen. Inútil

es sacudir y urgir la quietud

del silencio vasto: no vuelve

el herido río nocturno de tu voz;

no me vuelve a arrasar, y sólo

la raíz más remota y dulce me nutre,

como si una segunda presencia tuya,

como un tenaz, pálido ángel,

sin cesar a mi espalda se alzara. Duros

son y desiertos los días de este invierno.

Y es posible sólo por magia hostil

que esta interminable extensión, este instante

duramente desolado habitemos,

para siempre quizás ocultando

nuestras caras más ciertas, ahora

cuando implacablemene junio otra vez

sus grises, sus despiadados vientos afila

 

 Publicado en Revista SUR, Primera antología Poética,

Bs.As., 1973

 (*) Paul Klee, "Ancient Sound, Abstract on Black", óleo.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

HORACIO ARMANI -Luna -Identidad - Mendigo -

Publicado en

HORACIO ARMANI ( La Pampa, 1925- Bs.As.,2013)

LUNA

TODAS LAS NOCHES
la luna
dibuja en el espacio
la memoria,
el recuerdo
de algún Juicio Final.

IDENTIDAD

YO ME HE SENTIDO TANTAS VECES ÁRBOL,
tantas veces paisaje, piedra, pájaro,
que ya en la tierra queda un poco de lo mío,
de esa suave tristeza
que se gana mirando largamente
la luz,
un rostro amado,
una flor seca.


MENDIGO

Señor,
esa lástima en el umbral
¿es la verdad?

De "Poesía Inminente" ,Losada, S.A.
Buenos Aires, 1968

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

JULIO LUIS GÓMEZ - Vidas de poeta , Fuga y otros poemas

Publicado en

JULIO LUIS GÓMEZ (Sta. Fe, Argentina,1949)


VIDAS DE POETA

Y vuelves por tu reino,
mordedura que desde siempre duele.

Convulso, melancólico,
por galerías de muerte,
maldice.

En tierras de luto enciendo el fuego
y por tus celdas sangro
para decir las únicas palabras
que burlarán la muerte.


FUGA

Pudieron ser las otras,
las encendidas letras que en la tarde
a nuestro amor primero convocadas,
estremecían, firmes, el ocaso.

Ahora las voces son de muerte
lo del uno y el otro separando
y sólo mueve el viento las hojas tenuemente
cuando escapo

EL OTRO

Por el minado mar,
precisa quilla,
sale,
en esa tarde el otro,
el que sospechan los gendarmes
y buscan cuando temen
la libertad del sueño en que naufragan.

Con el disfraz que el día le ha asignado
por esas calles va
mientras aguarda el aire que lo leve
a la región que nombra.
Espera
su turno hacia la vida.

ESTE QUE SOY

Río de las pasiones que no vuelve.

Advertencia del aire sobre el fuego.

Atenazada espera de lo que aún no es dicha.


( de "RAZÓN DE MÍ) editado por la
Universidad N.del Litoral, 2006)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

GRACIELA MATURO -Poema para Alejandra en su cuna de cedro

Publicado en

GRACIELA MATURO ( Sta. Fe. , vive en Bs.as.)

 

 

imagesCAOMKKQ8

 

POEMA PARA ALEJANDRA EN SU CUNA DE CEDRO

 

 

El aire desparrama los papeles en el cuarto vacío

en el séptimo cielo

tu cárcel de princesa

alejada    alejandra

ahora que no estás

y están tan solos

los tiernos dibujos en la pared

las mariposas clavadas en su  jaula de terciopelo.

 

Ahora que no estás donde tampoco estabas

Alejandra lejana

me castigo nombrándote.

Por esa soledad de tus flores deshechas

por tu altivo reinado de pájaros de trapo

por tu pregunta triste de niña en el asombro.

Alejandra

castígame con tu pena

con el rumor de tu nuca florecida

y   tus velocípedos de alambre.

No permitas que olvide

aquella vela roja  que te llevé una tarde

ni  la forma perfecta de una palabra tuya

cuando hacías  nacer el cristal de la rosa,

la rosa de una lágrima.

 

Alejandra , te nombro,

ya no más lejos, viva

devuelta al gran regazo de tu madre nocturna

nacida de esa cuna de cedro en que no estás

en que sólo reposa la osamenta de un pájaro.

Ahora el pájaro corre abierto ya en el viento

y el fuego lo desnuda.

 

                               Bs.As. , 1972

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

MARIANO SHIFMAN - JUEGOS DE MANO - Hegesías el suicida

Publicado en

MARIANO SHIFMAN (Lomas de Zamora, Aragentina)

 

JUEGOS DE MANO

              Deleito el tacto de la soledad

                   Juan Ramón Jiménez

 

Dar en el blanco

(y en cuanto color se desee)

es un bello juego de a dos:

palpar, extraer, sucumbir

feroz y dulcemente.

Alfa y omega, opuestos gozándose,

recreando en su abismo el universo.

 

O es apenas juego de a uno:

síntesis,

cifra primordial del depuesto.

 

Fantástico a la fuerza,

mimándose con arte

aunque mil manos lo aparten.

 

Palmo a palma,

un virtuoso de la necesidad

haciendo de la ausencia

desbordante caso omiso.

 

HEGESÍAS EL SUICIDA

 

Si cierro los ojos

el paraíso

es un día agobiante

que detiene su marcha.

 

   De “Material de interiores”, de PROA, AMERIAN, Editores,

Bs.As., 2010

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

LUBICZ MILOSZ - H.

Publicado en

LUBICZ MILOSZ ( Maguilov, Biolorrrusia, 1877- Francia, 1939)

  

  

H.

  

      de POEMAS, 1913-1927

  

  

El jardín desciende hacia el mar. Jardín pobre y sin

    flores, jardín

Ciego. Una anciana vestida

De luto lustroso, descolorido junto con el recuerdo y el

    retrato.

Mira esfumarse desde un banco los navíos del tiempo, La

  Ortiga, velluda y negra de sed,

 

Vigila en el vacío inmenso de dos horas.

Como desde lo hondo del corazón del más perdido de los

    días, el pájaro

De la comarca sorda pía en el matorral ceniciento.

Es la terrible paz de los hombres sin amor. Y yo,

 

También yo me encuentro allí; porque todo esto es mi

    Sombra. Y en tanto que ella

Bajo el triste y pesado calor, ha dejado caer otra vez su

    cabeza

Vacía sobre el seno de la luz, yo,

En cuerpo y en espíritu, soy como la amarra

Presta a romperse. ¿Qué es lo que vira de ese modo en

    mí?

¿Pero qué es lo que vira de ese modo en mí y se queja,

    no sé dónde,

Cual la maroma de los veleros aparejados para zarpar

En torno al cabrestante?  Madre

 

Demasiado prudente, eternidad, ¡ah!, ¡ dejadme vivir mi

    día!

Y no volváis a llamarme Lemuel; porque allí,

En las noches de sol, las personas

Saludan a las islas de la juventud, cantantes  y veladas!

    El dulce

 

Grávido murmullo de dolor de las avispas del mediodía

Vuela a escasa altura sobre el vino y hay locura

En la mirada del rocío sobre las colinas, mis queridas

Umbrías! En la oscuridad religiosa las zarzas

 

Aprehendieron el sueño por sus cabellos de niña. El

    agua, amarilla en la sobra,

Respira mal bajo el cargado cielo y bajo las raspillas.

Aquel sufre también, herido en el costado como el rey

Del mundo; y de su herida de árbol

 

Mana el más puro sedante del corazón.

También hay el pájaro de cristal que con suave gorjeo

    Dice “mli”

En el viejo jazmín sonámbulo de la infancia.

Yo entraré allí levantando dulcemente el arco iris

E iré directamente al árbol donde la esposa eterna

Espera en los vapores de la patria. Y en los fuegos del

    tiempo aparecerán

Los archipiélagos repentinos, las galeras sonoras,-

-Paz, paz; Todo esto ya no existe. ¡Todo esto no existe

    Más aquí, Lemuel, hijo mío!

 

Las voces que tú oyes ya no vienen de las cosas.

Aquella que hace mucho tiempo vivió en ti oscura,

Te llama ahora desde el jardín de la montaña! ¡Desde

    El reino

Del otro sol! ¡ Y aquí no es más que el sensato cuarentavo

Año. Lemuel!

El tiempo precario y largo.

Un agua cálida y gris.

Un jardín ardido.

 

(Publicado en  O.W. de LUBICZ MILOSZ

Ediciones  “HUELLA”, Bs.As., 1941)

 

  

  

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0