Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

César MORO - Vienes en la noche con el humo....

Publicado en

 

imagesCAR020ZE

 

CESAR MORO (Lima, Perú, 1903-1956)

 

Vienes en la noche con el humo fabuloso de tu cabellera

Apareces                                                               
La vida es cierta                                                       
El olor de la lluvia es cierto                                         
La lluvia te hace nacer                                                 
Y golpear a mi puerta                                                   
Oh árbol                                                               
Y la ciudad el mar que navegaste                                       
Y la noche se abren a tu paso                                           
Y el corazón vuelve de lejos a asomarse                                 
Hasta llegar a tu frente                                               
Y verte como la magia resplandeciente                                   
Montaña de oro o de nieve                                               
Con el humo fabuloso de tu cabellera                                   
Con las bestias nocturnas en los ojos                                   
Y tu cuerpo de rescoldo                                                 
Con la noche que riegas a pedazos                                       
Con los bloques de noche que caen de tus manos                         
Con el silencio que prende a tu llegada                                 
Con el trastorno y el oleaje                                           
Con el vaivén de las casas                                             
Y el oscilar de luces y la sombra más dura                             
Y tus palabras de avenida fluvial                                       
Tan pronto llegas y te fuiste                                           
Y quieres poner a flote mi vida                                         
Y sólo preparas mi muerte                                               
Y la muerte de esperar                                                 
Y el morir de verte lejos                                               
Y los silencios y el esperar el tiempo                                 
Para vivir cuando llegas                                               
Y me rodeas de sombra                                                   
Y me haces luminoso                                                     
Y me sumerges en el mar fosforescente donde acaece tu estar             
Y donde sólo dialogamos tú y mi noción oscura y pavorosa de             
tu ser                                                                 
Estrella desprendiéndose en el Apocalipsis                             
Entre bramidos de tigres y lágrimas                                     
De gozo y gemir eterno y eterno                                         
Solazarse en el aire rarificado                                         
En que quiero aprisionarte                                             
Y rodar por la pendiente de tu cuerpo                                   
Hasta tus pies centelleantes                                           
Hasta tus pies de constelaciones gemelas                               
En la noche terrestre                                                   
Que te sigue encadenada y muda                                         
Enredadera de tu sangre                                                 
Sosteniendo la flor de tu cabeza de cristal moreno                     
Acuario encerrando planetas y caudas                                   
Y la potencia que hace que el mundo siga en pie y guarde el             
equilibrio de los mares                                                 
Y tu cerebro de materia luminosa                                       
Y mi adhesión sin fin y el amor que nace sin cesar                     
Y te envuelve                                                           
Y que tus pies transitan                                               
Abriendo huellas indelebles                                             
Donde puede leerse la historia del mundo                               
Y el porvenir del universo                                             
Y ese ligarse luminoso de mi vida                                       
A tu existencia   

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Daniel GIRIBALDI - AGUA REUNIDA -

Publicado en

 

 

30603 1315866054640 1170379182 30748935 572486 n[1]

 

DANIEL GIRIBALDI (Bs.As., 1930-1984)

 

 

AGUA REUNIDA

                           (de "AGUA REUNIDA" (1959)

 

 

Este vaso de agua

lo he ido renovando en cada lluvia

y ahora forma mi reserva de lágrimas, del llanto

que no pienso derramar, así las penas

vengan a cuartearme, a castigar mi glándula de duelo,

a darme vuelta la alegría como un guante.

Este vaso de agua es el ojo del tiempo.

Allí, perpetuamente, hago un nudo al pasado

para acordarme del futuro.

¿Dí  pan a mi operario y salud a mi duende?

En paz, entonces.¿ Llevé a dorar mi suerte? La preferí

de oro, por si acaso

tuviera que empeñarla, recibiera

más de dos infortunios.

Este vaso de agua

es el cristal del mundo,

lente convexa en la piedad y cóncava  en el odio.

El agua tiene sed y a veces

qué diera por lavarse. Nos necesita a todos, pero puros.

Nuestra voz se arrodilla, y le sobramos.

Entre el amor y el álgebra, entre

los intervalos y el combate, el sol, las nomeolvides,

la fiebre, montan guardia.

Este vaso de lágrimas, yo digo, no debiera,

no debe derramarse. El antropoide clama por él,

en el cielo no saben de su forma. Es tuyo y mío

y de nadie a la vez, modesto en su retórica, escucho

en su serena transparencia. Una lluvia lo trajo

y otra lluvia lo llevará con ella

cuando la gota última rebase su medida

y el agua corra por el ojo del mundo,

por el cristal del tiempo, por este vaso de agua y sed

y nuevamente vaso para que las futuras tormentas

de la tierra lo llenen.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Antonio MACHADO - LAS MOSCAS -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 

 

 

imagesCAXMP4XF

 

LAS MOSCAS

 

Las moscas  

Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.
  ¡Oh, viejas moscas voraces,
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!
  ¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!
  Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,
  - que todo es volar -, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales…
Moscas de todas las horas,
  de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
  de siempre… Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado
  sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.
  Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Fernando PESSOA - XXXIX - De "El Pastor"

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

imagesCALN6IAP

 

 

 

 

XXXIX

 

     (de "El Pastor" ) Alberto Caerio

 

¿El misterio de las cosas, dónde está?

¿Dónde está que no aparece

Por lo menos a mostrarnos que es misterio?

¿Qué sabe el río de eso y qué sabe el árbol?

¿ Y yo, que no soy más que ellos, qué sé de eso?

Siempre miro las cosas y pienso en lo que

    los hombres piensan de ellas,

Río como un arroyo que suena fresco entre las

    piedras.

 

Porque el único sentido oculto de las cosas

Es que no tienen ningún senido oculto,

Es más extraño que todas las extrañezas

Y que los sueños de todos los poetas

Y los pensamientos de todos los filósofos,

Que las cosas sean realmene lo que parecen ser

Y no haya nada que comprender.

 

Sí, es lo que mis sentidos aprendieron solos:

Las cosas no tienen significado: tienen existencia.

Las cosas son el único sentido oculto de las cosas.

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Alicia PEREDA SAAVEDRA - BOHEMIO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

BOHEMIO

 

Me fui quedando en silencio

siguiendo las acrobáticas piruetas

de aquellos brazos que eran

el complemento perfecto

del serpentino y fino talle

 

Todo era misterio aquella tarde:

rostros escrutando rostros

risas sostenidas en el filo de una copa

dedos amarillentos buscando

el último cigarrillo

ojos y más ojos abiertos o cerrados

en la ansiedad del que vendría

 

Y después de tanta algarabía

la voz pastosa de aquel hombre

hizo vibrar las cuerdas del silencio

Tranquilo de apuros y aplausos

levantó su verso y se hizo savia

humedeciendo las resecas gargantas

Me dejó en los labios la virtud de un beso

y se hundió en la espesura del vino

amargo y dulce como la vida

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Héctor FREIRE - OFERTORIO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

OFERTORIO

 

 

La hoja de papel donde escribo este poema
es una blanca mujer que me lee el pensamiento.

En su espalda desnuda el cuerpo que grabo
se convierte en pensamiento insensible.
Tan sólo un pequeño
gesto
intentando ser.

Y, con todo, ese cuerpo es un lugar
donde nada muere:
tanto silencio resucitado
tanto tambor interior de palabras.

Sobre tu cuerpo muere el tiempo
y nace el deseo
nunca serenado
de horizontes.

Tu cuerpo me envía la noche
cada día.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

OSCAR PORTELA -"Ditirambo pequeño" - "Luna"

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

DITIRAMBO PEQUEÑO


Mi corazón como un dátil maduro
Presto a caer sobre ardientes desiertos
Sin moradas ni patrias solísimo y moreno.

¿Se atreverían inocentes manos a levantarlo
De inhóspitos parajes?.

 

 

LUNA


Luna ven a mí.
Disuelve toda sombra
Y todo rastro de mi arduo camino.

Tenme en ti: protégeme del sol.
Árido ojo que impiadoso espía
Las miserias del alma.

Tenme en ti: prepárame y ocúltame
En un iridiscente rayo que tu espíritu
Prepara siempre para los que no nacieron.

 

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

WESTPHALEN, Emilio - El mar en la ciudad -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

El mar en la ciudad

¿Es éste el mar que se arrastra por los campos,
Que rodea los muros y las torres,
Que levanta manos como olas
Para avistar de lejos su presa o su diosa?

¿Es éste el mar que tímida, amorosamente
Se pierde por callejas y plazuchas,
Que invade jardines y lame pies
Y labios de estatuas rotas, caídas?

No se oye otro rumor que el borboteo
Del agua deslizándose por sótanos
Y alcantarillas, llevando levemente
En peso hojas, pétalos, insectos.

¿Qué busca el mar en la ciudad desierta,
Abandonada aun por gatos y perros,
Acalladas todas sus fuentes,
Mudos los tenues campanarios?

La ronda inagotable prosigue,
El mar enarca el lomo y repite
Su canción, emisario de la vida
Devorando todo lo muerto y putrefacto.

El mar, el tierno mar, el mar de los orígenes,
Recomienza el trabajo viejo:
Limpiar los estragos del mundo,
Cubrirlo todo con una rosa dura y viva.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

CISNEROS, Antonio - UN PERRO NEGRO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

UN PERRO NEGRO

Un perro. Un prado.
Un perro negro sobre un gran prado verde.

¿Es posible que en un país como éste aún exista un perro
negro sobre un gran prado verde?

Un perro negro ni grande ni pequeño ni peludo ni pelado
ni manso ni feroz.

Un perro negro común y corriente sobre un prado ordinario.
Un perro. Un prado.

En este país un perro negro sobre un gran prado verde
Es cosa de maravilla y de rencor.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

HUIDOBRO, Vicente - MONUMENTO AL MAR -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

imagesCAWZTDM4

  VICENTE HUIDOBRO (Chile, 1893-1948) En su epitafio figura el texto: "Aquí yace el poeta Vicente Huidobro / Abrid la tumba / Al fondo de esta tumba se ve el mar» ...

 

 

 

 

 

 

MONUMENTO AL MAR

                                      (De “últimos poemas”, 1948)


Paz sobre la constelación cantante de las aguas
Entrechocadas como los hombros de la multitud
Paz en el mar a las olas de buena voluntad
Paz sobre la lápida de los naufragios
Paz sobre los tambores del orgullo y las pupilas tenebrosas
Y si yo soy el traductor de las olas
Paz también sobre mí.

He aquí el molde lleno de trizaduras del destino
El molde de la venganza
Con sus frases iracundas despegándose de los labios
He aquí el molde lleno de gracia
Cuando eres dulce y estás allí hipnotizado por las estrellas

He aquí la muerte inagotable desde el principio del mundo
Porque un día nadie se paseará por el tiempo
Nadie a lo largo del tiempo empedrado de planetas difuntos

Este es el mar
El mar con sus olas propias
Con sus propios sentidos
El mar tratando de romper sus cadenas
Queriendo imitar la eternidad
Queriendo ser pulmón o neblina de pájaros en pena
O el jardín de los astros que pesan en el cielo
Sobre las tinieblas que arrastramos
O que acaso nos arrastran
Cuando vuelan de repente todas las palomas de la luna
Y se hace más oscuro que las encrucijadas de la muerte

El mar entra en la carroza de la noche
Y se aleja hacia el misterio de sus parajes profundos
Se oye apenas el ruido de las ruedas
Y el ala de los astros que penan en el cielo
Este es el mar
Saludando allá lejos la eternidad
Saludando a los astros olvidados
Y a las estrellas conocidas.

Este es el mar que se despierta como el llanto de un niño
El mar abriendo los ojos y buscando el sol con sus pequeñas
                                                             manos temblorosas
El mar empujando las olas
Sus olas que barajan los destinos

Levántate y saluda el amor de los hombres

Escucha nuestras risas y también nuestro llanto
Escucha los pasos de millones de esclavos
Escucha la protesta interminable
De esa angustia que se llama hombre
Escucha el dolor milenario de los pechos de carne
Y la esperanza que renace de sus propias cenizas cada día.

También nosotros te escuchamos
Rumiando tantos astros atrapados en tus redes
Rumiando eternamente los siglos naufragados
También nosotros te escuchamos

Cuando te revuelcas en tu lecho de dolor
Cuando tus gladiadores se baten entre sí

Cuando tu cólera hace estallar los meridianos
O bien cuando te agitas como un gran mercado en fiesta
O bien cuando maldices a los hombres
O te haces el dormido
Tembloroso en tu gran telaraña esperando la presa.

Lloras sin saber por qué lloras
Y nosotros lloramos creyendo saber por qué lloramos
Sufres sufres como sufren los hombres
Que oiga rechinar tus dientes en la noche
Y te revuelques en tu lecho
Que el insomnio no te deje calmar tus sufrimientos
Que los niños apedreen tus ventanas
Que te arranquen el pelo
Tose tose revienta en sangre tus pulmones
Que tus resortes enmohezcan
Y te veas pisoteado como césped de tumba

Pero soy vagabundo y tengo miedo que me oigas
Tengo miedo de tus venganzas
Olvida mis maldiciones y cantemos juntos esta noche
Hazte hombre te digo como yo a veces me hago mar
Olvida los presagios funestos
Olvida la explosión de mis praderas
Yo te tiendo las manos como flores
Hagamos las paces te digo
Tú eres el más poderoso
Que yo estreche tus manos en las mías
Y sea la paz entre nosotros

Junto a mi corazón te siento
Cuando oigo el gemir de tus violines
Cuando estás ahí tendido como el llanto de un niño
Cuando estás pensativo frente al cielo
Cuando estás dolorido en tus almohadas
Cuando te siento llorar detrás de mi ventana
Cuando lloramos sin razón como tú lloras

He aquí el mar
El mar donde viene a estrellarse el olor de las ciudades
Con su regazo lleno de barcas y peces y otras cosas alegres
Esas barcas que pescan a la orilla del cielo
Esos peces que escuchan cada rayo de luz
Esas algas con sueños seculares
Y esa ola que canta mejor que las otras

He aquí el mar
El mar que se estira y se aferra a sus orillas
El mar que envuelve las estrellas en sus olas
El mar con su piel martirizada
Y los sobresaltos de sus venas
Con sus días de paz y sus noches de histeria

Y al otro lado qué hay al otro lado
Qué escondes mar al otro lado
El comienzo de la vida largo como una serpiente
O el comienzo de la muerte más honda que tú mismo
Y más alta que todos los montes
Qué hay al otro lado
La milenaria voluntad de hacer una forma y un ritmo
O el torbellino eterno de pétalos tronchados

He ahí el mar
El mar abierto de par en par
He ahí el mar quebrado de repente
Para que el ojo vea el comienzo del mundo
He ahí el mar
De una ola a la otra hay el tiempo de la vida
De sus olas a mis ojos hay la distancia de la muerte

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

1 2 > >>