Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

CARLOS MASTRONARDI - ALGO QUE TE CONCIERNE -

Publicado en

CARLOS MASTRONARDI (E.Ríos,1901-Bs.As.,1976)

imagesCAQ40Q9X

(*)

ALGO QUE TE CONCIERNE

 

De aquella tertulia lejana y amable

que ocurrió en Basilea o quizás en Bolonia,

una noche generosa

en rostros, en palabras, en señores insignes

que el ocaso juntó por un momento,

todo se ha borrado,

como si las vidas y las circunstancias

y esa misma noche brillante

no fueran otra cosa

que la trama deshecha de un sueño

tejida por un dios que nos devora

y que en aire y en humo se complace en

                                                         [plasmarnos.

Así, d ese encuentro de sombras corteses,

tan incierto que ya no recuerdo su lugar ni

                                                         [su tiempo,

y cuya condición menguante

es la de todo aquello que se funda en las formas,

en los acuerdos exteriores,

no en el completo don que nos construye,

nada me queda, nada sobrevive,

excepto tu pensado rostro.

 

Puesto que de fervor está hecha la sustancia

de cuanto existe, de aquellas vagas horas

en que sin verse se rozaron muchos,

solo recobro una persona clara,

y así vuelve a ser vivido el momento remoto

que busco y que persigo con palabras:

entre un fulgor de vasos  y perdidos

en la sensible música que engendras,

unos mansos fantasmas, acaso sin saberlo,

se estaban despidiendo para siempre.

 

Bien lo comprendes: la dispersión propia de un

                                                          [sueño;

sin embargo, no es todo un callado naufragio

porque la realidad con tu recuerdo empieza.

Se apagaron los hombres y las luces,

pero una luz más firme le concede

continuidad al alma retraída

y una fiesta más en mí perdura.

 

Ahora, en la quietud de la alta noche

bebo el café y doy con una página

donde leo que el Amor filosofa,

porque el eros, a diferencia del ignaro,

busca lo que le falta,

sospecha claridades que están lejos

y pide esencialmente la belleza.

Dejo el antiguo texto. Es tarde. Me devuelven

                                                             [al mundo

el poder solitario de la noche

y el viento que en los árboles insiste.

Ya han de andar las abejas sobre jardines jónicos.

Me olvida y calla el tiempo

bajo el círculo claro de la serena lámpara.

Yo escribo que te quiero.

 

Semejante a una ternura antigua

regresa el habitual carro del alba,

como si fuera el eslabón que salva

la persistencia, el orden de este mundo.

La ciudad duerme bajo la lenta lluvia.

Suena un vago reloj en el piso de arriba.

Vuelvo a mí mismo, a verte.

 

  (De “Siete Poemas”, publicado en “Poemas, Antología

Carlos MASTRONARDI, EUDBA, 1966)

(*) EROS, PUAL KLEE

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

PAUL VALERY -A propósito de "El cementerio marino"

Publicado en

imagesCARZ8AQ3 

PAUL VALERY (Francia,1871-1945)

 

 A PROPOSITO DE EL CEMENTERIO MARINO

 

“NO sé si aún está de moda elaborar largamente los poemas, tenerlos entre el ser y el no- ser, suspensos ante el deseo durante años; cultivar la duda, el crepúsculo, el arrepentirse –tal como una obra siempre reemprendida y refundida que toma poco a poco, la importancia secreta de una empresa de reforma propia.

Esta manera de producir poco no era rara, hace cuarenta años, entre los poetas y entre algunas prosistas, para ellos el tiempo no contaba; lo cual es muy divino, Ni el Ídolo de Lo Bello, ni la superstición de la Eternidad literaria estaban en ruinas entonces; y la creencia en la Posteridad no estaba abolida del todo. Existía una especie de Ética de la forma que conducía al trabajo infinito. Los que a éste se consagraban bien sabían que mientras más grande es el trabajo, es menor el número de personas que lo conciben y lo aprecian; trabajan por muy poco, y como santamente…

 Con esto se aleja uno de las condiciones “naturales” o ingenuas de la Literatura, y se llega insensiblemente a confundir la composición de una obra del espíritu, que es cosa terminada, con la vida del espíritu mismo –el cual es una potencia de transformación siempre en acto-. Se llega al trabajo por el trabajo. A los ojos de estos amantes de inquietud y de perfección una obra nunca está acabada –palabra que para ellos no tiene sentido alguno-sino abandonada; y este abandono, que la entrega a las llamas o al público ( sea ello efecto de la indolencia o de la obligación de entregarla), les es una especie de accidente, comparable a la interrupción de una reflexión, que la fatiga, el fastidio o alguna sensación vuelven nula.

 Contraje este mal, este gusto perverso del reemprender indefinido, y esta complacencia por el estado reversible de las obras, en la edad crítica en que se forma y fija el hombre intelectual. Volví a encontrarlo con toda su fuerza, cuando hacia los cincuenta, las circunstancias hicieron que me pusiera de nuevo a componer. Así pues, he vivido mucho con mis poemas. Durante cerca de diez años han sido para mí una ocupación de duración indeterminada; una busca, más que una entrega; una maniobra de mí mismo por mí mismo, más bien que una preparación con miras al público. Me parece que me han enseñado más de una cosa, .

No aconsejo, sin embargo, que se adopte este sistema: no poseo calidad ninguna para dar a quienquiera que sea el menor consejo, y, por otra parte, dudo que convenga a los jóvenes de una época apremiante, confusa y sin perspectiva. Estamos en un banco de bruma…

 Si hablé de esta larga intimidad de alguna obra y de un “yo”, sólo fue para dar una idea de la sensación extrañísima que experimenté, una mañana, en la Sorbona, escuchando al señor Gustave Cohen desarrollando ex-cátedra una explicación de El cementerio marino”

 

Entre esta diversidad de sensaciones y de reflexiones que componían para mí esta hora de la Sorbona, la dominante era precisamente la sensación del contraste entre el recuerdo de mi trabajo, que se reavivaba, y la figura terminada, la obra determinada y parada a la cual se aplicaban la exégesis y el análisis del señor Gustave Cohen. Eso era resentir cómo nuestro ser se opone a nuestro parecer. Por una parte, mi poema estudiado como un hecho consumado, revelando al examen del experto su composición, sus intenciones, sus medios de acción, su situación en el sistema de la historia literaria, sus ligas, y el estado probable de espíritu de su autor…Por otra parte, la memoria de mis ensayos, de mis tanteos, de los desciframientos interiores, de aquellas iluminaciones verbales imperiosísimas que imponen de repente una cierta combinación de palabras –como si tal grupo poseyese yo no sé qué fuerza intrínseca…iba a decir: yo no sé qué voluntad de existencia, enteramente opuesta a la “libertad” o al caos del espíritu, y que puede a veces constreñir el espíritu a desviarse de su propósito, y el poema a ser otro totalmente distinto del que iba a ser, como no se soñaba que debiese ser.

 (Se ve por esto que la noción de Autor no es sencilla: solamente lo es con respecto a terceros)”

                                                               PAUL VALERY

                                                                                      CONTINUA

 Versión de Miguel Rodríguez Puga

  (De “El cementerio MARINO”, Paul Valery, Editorial Leviatán,

Colección Poesía Mayor, Bs.As.,1997)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

GRACIELA MATURO - FORMAS TERRESTRES -

Publicado en

GRACIELA MATURO (Santa Fe, 1928. Reside en Buenos Aires)

 

2266[1]

(*)

FORMAS TERRESTRES

 

Dulce amarra del hombre, sometido

a la antigua costumbre de ser de la manzana

del pájaro, del árbol,

del pez distinto y frío, de la piedra.

Oh número del mundo, defendido

por el tierno cilicio de la forma.

Entre mis dedos, suave, una manzana

me da su peso íntegro, su pura

limitación de orbe pequeño y concluido.

En mi mano descansa su redonda

tensa sabiduría de sí misma.

Y parecen creadas una para la otra.

 

  (De "El rostro", 1961)

 

FIGURAS DEL MISTERIO, MUTACIONES

 

Figuras del misterio, mutaciones

de una rosa que gira.

Gotas de fuego en que mi amor construye

la perfección desnuda de la llama.

Prismas de espejo y oro de la escarcha,

escudos

sobre un insecto verde, geometrías.

Chispas de la batalla.

Dónde está el antes, el después,

el gran vitral donde la rosa es pétalo,

de otra infinita rosa.

 

   (De "El mar que en mí resuena", 1967)

Ambos poemas publicados en "Antología de la Poesía Argentina", Raúl Gustavo Aguirre

 

(*)"Naturaleza muerta con manzanas y melocotones", P. Cézanne, 1905

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

EDUARDO ESPOSITO - FRACTALES -

Publicado en

EDUARDO ESPOSITO, (Bs.As., 1956)

120px-Time escape Julia set from coordinate (phi-2, 0)[1]

FRACTALES

Yo necesitaba saber como funcionaba el mundo
y corría tras la vaca de las ubres doradas
Temprano en las mañanas
observaba el engranaje cíclico del tiempo
Las poleas ajustadas a la nuca de los hombres
la manivela rota de los días de luto
Pero Él no estaba en su puesto de trabajo
o al menos eso creía percibir
desde mi antifaz sin ojos y sin cejas
Ante su ausencia
el té sabía a tristeza de domingo
y el asado tenía más escupidas que objetivo
de guanaco
Nada era lo que debía ser ni aún a punta
de pistola
Yo necesitaba saber acerca
del semen fermentado de los gatos
y de las cuatro costillas del corsé del planeta
Por si llegaba de noche
le dejé un zapato en el umbral y una cartita
como un pasillo entre dos cielos abiertos
como un regusto amargo de mi ciencia
de niño
de púber intrigado
de viejo sin arrugas/ muy lisito
Yo era un Hansel sin Gretel y sin migas
un rey Midas que todo lo convierte
en plástico
Hasta que Él vino al fin
franqueando el portal en un chasquido de luz
desmesuradamente vivo
atenazado entre dos fantasmas
mas niño que yo y preguntándome
Él quería saber como funcionaba el mundo
y corría tras la vaca de las ubres doradas

 

                                                   (De "Quilombario")

 

(* Fractal, conjunto de Julia relleno, trabajo de P. Fatou y G. Julia, 1920))

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

OLGA OROZCO - EN EL FINAL ERA EL VERBO -

Publicado en

images[11] 

 

OLGA OROZCO (1920,Toay, La Pampa-1999,Bs.As.)

 

EN EL FINAL ERA EL VERBO

 

Como si fueran sombras de sombras que se alejan las palabras,
humaredas errantes exhaladas por la boca del viento,
así se me dispersan, se me pierden de vista contra las puertas del silencio.
Son menos que las últimas borras de un color, que un suspiro en la hierba;
fantasmas que ni siquiera se asemejan al reflejo que fueron.
Entonces ¿no habrá nada que se mantenga en su lugar,
nada que se confunda con su nombre desde la piel hasta los huesos?
Y yo que me cobijaba en las palabras como en los pliegues de la revelación
o que fundaba mundos de visiones sin fondo para sustituir

                                                                      los jardines del edén

 sobre las piedras del vocablo.
¿Y no he intentado acaso pronunciar hacia atrás todos los alfabetos de la muerte?
¿No era ese tu triunfo en las tinieblas, poesía?
Cada palabra a imagen de otra luz, a semejanza de otro abismo,
cada una con su cortejo de constelaciones, con su nido de víboras,
pero dispuesta a tejer ya destejer desde su propio costado el universo
y a prescindir de mí hasta el último nudo.
Extensiones sin límites plegadas bajo el signo de un ala,
urdimbres como andrajos para dejar pasar el soplo alucinante de los dioses,
reversos donde el misterio se desnuda,
donde arroja uno a uno los sucesivos velos, los sucesivos nombres,
sin alcanzar jamás el corazón cerrado de la rosa.
Yo velaba incrustada en el ardiente hielo, en la hoguera escarchada,
traduciendo relámpagos, desenhebrando dinastías de voces,
bajo un código tan indescifrable como el de las estrellas o el de las hormigas.
Miraba las palabras al trasluz.
Veía desfilar sus oscuras progenies hasta el final del verbo.
Quería descubrir a Dios por transparencia.

 

 (De “En el revés del cielo”, publicado en “RELAMPAGOS DE L0 INVISIBLE”, Antología, OLGA OROZCO, Colección Tierra Firme, FONDO DE CULTURA ECONOMICA, 1997)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

PAUL ELUARD - SUS OJOS SIEMPRE PUROS -

Publicado en

imagesCAEEENZK

(*)

PAUL ELUARD (París, 1895-1952)

 

SUS OJOS SIEMPRE PUROS

 

Días de lentitud, días de lluvia,

Días de espejos rotos y de agujas perdidas,

Días de párpados cerrados en el horizonte de los

                                                                      [ mares,

De horas todas iguales, días de cautiverio.

 

Mi espíritu que brillaba aún sobre las hojas

Y las flores, mi espíritu está desnudo como el

                                                                      [ amor,

La aurora que él olvida le hace inclinar la cabeza

Y contemplar su cuerpo obediente y vano.

 

Sin embargo, yo he visto los más bellos ojos del

                                                                      [ mundo,

Dioses de plata sosteniendo zafiros en sus manos,

Verdaderos dioses, pájaros en la tierra

Y en el agua, los he visto.

 

Sus alas son las mías, nada existe,

Sólo su vuelo que sacude mi miseria,

Su vuelo de estrella y de luz,

Río, llano, roca, su vuelo,

Las olas claras de sus alas,

 

Mi pensamiento alzado por la vida y la muerte.

 

 

  (De "POEMAS" (1917-1952) Editorial Quetzal,1975, traducciónMaría Teresa León y Rafael Alberti)

(*) Sello postal reproduciendo el dibujo que le hiciera Picasso en 1941.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

CRISTINA PIZARRO - DOS MUNDOS -

Publicado en

CRISTINA PIZARRO (Buenos Aires)

 

 

 

 

 

220px-Fundacion de Santiago[1]

 

DOS MUNDOS 

 

América

por ti

siento el alma desgarrada.

 

Allí

            en la tierra donde se sepultó

con sangre

                        el cuerpo del conquistador

entre las plumas y la serpiente

 

donde los dioses

            entonaron

                        un salmo a la lluvia

 

y agonizaron

            las lágrimas

                        en vasijas de barro.

 

Quién soy

            ante este aullido

de un imperio desolado

en ruinas

cubierto por el polvo

una paloma

            humillada entre cenizas

un rumor una luz

                        adentro una urna funeraria

una nube pavorosa

            entre los picos de la montaña

un cuerpo seco

            en la tempestad

una máscara

            caída

                        en la tierra silenciosa.

 

  (De “Confesiones de Gertrudis Glauben”, Poemas, Instituto Literario y  

Cultural Hispánico, Colección Poesía del Mundo Hispánico,

dirigida por Juana Arancibia, 2006)

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALEJANDRO LANUS - AFORISMOS -

Publicado en

fdt[1]

Alejandro Lanús (Bs.As.)
Umbrales

 www.aforismos.com.ar

 imagesCA52IURI

 

No sé si el vacío está en mí
o si yo estoy en el vacío.

*

Te traiciona cuando piensa
que no debe traicionarte.

*

Todo está dentro de uno,
hasta el espacio más remoto.

*

Al mismo que he visto ayer,
no lo he vuelto a ver.

 

 


Su dolor no tiene consuelo:
mira la injusticia.

*

En el detalle,
lo bello comienza a ser feo.

*

A pasos del vacío
me tienta la idea de la nada
y del olvido.

*

La primera vez que vi el mar,
sentí que por primera vez
había usado mis ojos

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALBERTO GIRRI- EXAMEN DE NUESTRA CAUSA -

Publicado en

tnN-K0004-050-senecio[1]

(*)

 

ALBERTO GIRRI (Bs.As.,1919-1991)

 

EXAMEN DE NUESTRA CAUSA

 

Comprendo muy bien, dijo Dios, que uno

haga su examen de conciencia.

                            (PEGUY: El Precursor) 

 

I

 

DESPOSEÍDA, ABSTRACTA,

es la convivencia

cuando las calles y sus siervos

patronos de la poca alegría

y la caótica, libre intensidad,

que podemos permitirnos,

toman para sí y los perros

husmeadores de basura

todo el espacio nocturno,

ese caritativo vínculo

entre los que estamos en muerte

privados de la gracia actual

y de la facultad de alcanzarla.

 

II

 

NO SABEMOS, LA CALLE NOS EXPULSA

y en los desiertos caseros

esperan jadeos, ecos de votos

expresados en las sobremesas

y vendidos en el lecho,  Caínes

desbastando las mazas, usándolas

para darnos a conocer, conocernos;

  no sabemos

  a quien dijo

  que vendrá la noche

  y ya nadie podrá obrar,

y le pedimos un descanso, creernos

todavía exorcizados y limpios seres

cuando el prójimo nos piensa

y regocija su lengua llamándonos.

 

III

 

EN TINIEBLAS

descienden las jornadas

con señales evidentísimas

del pavor que humilla

al que no fía de su estado

y siente que los días son inciertos.

 

IV

 

ANDAMOS,

contra nosotros está la conciencia,

los pies que nos arrastran

por cuartos y rincones

chocan con la víbora guardiana,

la serpiente que vela en las casas;

su despertar rompe el hechizo

y oímos que nos escuchan,

y entendemos que techos y portales

caerán sin defendernos de caer

en la misma fuente que enturbiamos.

Es el instante, la calle penetra

y examina nuestra causa, somos de ella,

y ella y la noche serán nuestra morada

con tal que tengamos por suciedad

la casa perdida, su ornato exterior.

 

V

 

TORCIDO ES EL CORAZÓN DE TODOS,

y muchos los acusadores,

mas en  primer lugar, siempre,

acusarán los pensamientos de dentro;

torcido es el corazón de todos,

e impenetrable;

¿quién lo conocerá?

 

  (De “Examen de nuestra causa”, 1956, publicado en  “ POEMAS ELEGIDOS”,

Editorial LOSADA S.A.,1965)

 

(*) SENECIO, Paul Klee, 1922

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Dolores ETCHECOPAR - Nota de Sara Cohen-

Publicado en

REVISTA Ñ (05.08.2011)

El goce de la escritura

Los poemas de Dolores Etchecopar trabajan a partir de palabras, tramas y los silencios de las historias.

POR Sara Cohen

Los poemas de Dolores Etchecopar trabajan a partir de palabras, tramas y los silencios de las historias.

Dónde ubicar el comienzo?, ¿cómo hablar del mismo? Es bueno detenerse en el título del libro y pensar la trama, porque es una poesía que intenta armarla y en el tejido queda disimulado ese comienzo que busca una y otra vez el texto. Las palabras de Dolores Etchecopar se escapan evitando ser apresadas por el sentido. Filiaciones, muertos y vivos, van de la mano de los dolores –alusión a un nombre propio– hilando el devenir de los poemas. El comienzo es un permanente retorno y deben insistir algunas palabras–hilos, hebras, tejidos, tramas y silencio– para evitar lo inevitable en ese hilo que se escapa: “la tejedora/ no sabe qué tejen sus manos/sus agujas aéreas/la dejan atrás/no sabe qué hacen/entre los hilos ciegos/los puntos que se escapan”. No sabemos lo que la escritura dice por nosotros es tan sólo el acto de escribir que toma la delantera y nos deja atrás. Por otra parte habría que resaltar la presencia de la palabra silencio y la presencia del silencio en el texto, y diferenciarlos. Si bien el mismo es aludido en relación a aquello que se impuso a partir de la muerte: “tu hijo había muerto/ y sólo trajiste un silencio/que llenó la casa enorme”, para la poeta el silencio es aquello que debe tener presencia en el poema para posibilitar búsquedas de sentido no congeladas. Hay una historia que circula volátil expuesta a distintos cambios de estado, sin certezas y que intenta el modo en el que la poesía puede decirla, pero justamente por el trabajo de escritura realizado queda en evidencia la imposibilidad de relato y la riqueza que depara esa imposibilidad para la poesía.

Hay un hilo que atraviesa desde el primer poema: “hay un espacio entre mi madre y yo/ tiene una piedra/ allí encontré al cartero llorando”, y el último: “sos tan alegre/ decía mi padre/ sos tan alegre/ volvía a decirme/ mientras la sombra de la tristeza/ avanzaba más rápido/ que sus palabras”. Y ese hilo es el de la pena que muta en goce en la escritura.

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

1 2 > >>