Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

OSCAR HAHN - 666 reencarnación de los carniceros

Publicado en

OSCAR HAN (Chile,1938)

image
(*)
666 reencarnación de los carniceros

Y vi que los carniceros al tercer día,
al tercer día de la tercera noche,
comenzaban a florecer en los cementerios
como brumosos lirios o como líquenes.

Y vi que los carniceros al tercer día,
llenos de tordos que eran ellos mismos,
volaban persiguiéndose, persiguiéndose,
constelados de azufres fosforescentes.

Y vi que los carniceros al tercer día,
rojos como una sangre avergonzada,
jugaban con siete dados hechos de fuego,
pétreos como los dientes del silencio.

Y vi que los perdedores al tercer día,
se reencarnaban en toros, cerdos o carneros
y vegetaban como animales en la tierra
para ser carne de las carnicerías.

Y vi que los carniceros al tercer día,
se están matando entre ellos perpetuamente.
Tened cuidado, señores los carniceros,
con los terceros días de las terceras noches.



Canis familiarísima

Llegará. Siempre llega. Siempre llega puntual
el sin cesar ladrido del perro funerario.

Entra por la ventana y repleta tu cuerpo
con puntiagudos ruidos.

Es una larga máquina de escribir, con cabezas
de perro como teclas. No te deja dormir

el tecleo canino de ese perro canalla.
El sin cesar ladrido del perro funerario

llegará. Siempre llega. Siempre llega puntual.

(*) "Lluvia de toros" grabado de F.de GOYA

(Publicados en el blog amediavoz.com)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

JOSÉ LEZAMA LIMA -BRILLANDO OSCURA....

Publicado en

JOSÉ LEZAMA LIMA (La Habana, 1910-1976)

Brillando oscura la más secreta piel conforme...

Brillando oscura la más secreta piel conforme
a las prolijas plumas descaradas en ruido
lento o en playa informe, mustio su oído
doblado al viento que le crea deforme.

Perfilada de acentos que le burlan movedizos
el inútil acierto en sobria gruta confundido grita,
jocosa llamarada -nácar, piel, cabellos- extralimita
el borde lloviznado en que nadan soñolientos rizos.

¿Te basta el aire que va picando el aire?
El aire por parado, ya por frío, destrenza tus miradas
por el aire en cintas muertas, pasan encaramadas
porfías soplando la punta de los dedos al desgaire.

El tumulto dorado -recelosa su voz- recorre por la nieve
el dulce morir despierto que emblanquece al sujeto cognoscente.
Su agria confesión redorada dobla o estalla el más breve
marfil; ondulante de párpados rociados al dulzor de la frente.

Ceñido arco, cejijunto olvido, recelosa fuente halago.
Luz sin diamante detiene al ciervo en la pupila,
que vuela como papel de nieve entre el peine y el lago.
Entre verdes estambres su dardo el oído destila.

Cazadora ceñida que despierta sin voz, más dormidos metales,
más doblados los ecos. Se arrastra leve escarcha olvidada
en la líquida noche en que acampan sus dormidos cristales,
luz sin diamante al cielo del destierro y la ofrenda deseada.

El piano vuelve a sonar para los fantasmas sentados
al borde del espacio dejado por una ola entre doble sonrisa.
La hoja electrizada o lo que muere como flamencos pinchados
sobre un pie de amatista en la siesta se desdobla o se irisa.

No hay más que párpados suaves o entre nubes su agonía desnuda

Desnudo el mármol su memoria confiesa o deslíe la flor de los timbres,
mármol heridor, flor de la garganta en su sed ya
despunta o se rinde en acabado estilo de volante dolor.
Oh si ya entre relámpagos y lebreles tu lengua se acrecienta
y tu espada nueva con nervios de sal se humedece o se arroba.
Es posible que la lluvia me añore o entre nieves el dolor no se sienta
si el alcohol centellea y el canario sobre el mármol se dora.
El aire en el oído se muere sin recordar
el afán de enrojecer las conchas que tienen las hilanderas.
Al atravesar el río, el jazmín o el diamante, tenemos que llorar
para que los gusanos nieven o mueran en dos largas esperas.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

NATALIA LITVINOVA -Extravío- saco rejas de mis ojos -sombra sola

Publicado en

Natalia LITVINOVA  

(1986- Gómel, Bielorrusia.

Vive en Buenos Aires) 

 

 ZCAHBZCPRCAFD6OTRCAISVKBJCAZLV4YUCA9Q3G53CA32VXLBCA83Y01LCA

 

(*)

 

Extravío

 

 

Mis pies se liberan como cintas. Como peces

sin huesos o destellos del primer relámpago.

El camino es su profecía.

 

Su cicatriz sonriente.

  

 (De  "Grieta", inédito)

 

 

 

saco rejas de mis ojos

 

superar el espacio finito

juntar jaulas de amor

arrojarlas a la religión

de cosas libres

   

(de "Esteparia", Ediciones del Dock, 2010)

 

 



 

Sombra sola 

 

 

toda esa gente inmóvil esperando el tren.

los perros y las sombras.

en la ventana parpadea la luz. una mujer se desviste.

el hombre duerme.

de pronto sale el sol. la noche se entrega. 

el hombre se despierta y viste a la mujer.

toda esta sombra perra sola como la gente. 



(De "Todo ajeno", inédito)

 

 

 

  (*) Vassily Kandisky, Composición VI (1913)

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

LEDO IVO - El sueño de los peces - El portón -

Publicado en

LEDO IVO (1924,Maceió, Alagoas, Brasil)

 

RCAZKFC2XCA2Z7UOYCAUF4GJJCA1A9FLHCARKF9UYCA19U934CAEWCGLCCA.jpg

 (*)

EL SUEÑO DE LOS PECES 

No puedo admitir que los sueños
sean privilegio de las criaturas humanas.
Los peces también sueñan
En el lago pantanoso, entre pestilencias
que aspiran a la densa dignidad de la vida,
sueñan con los ojos abiertos siempre.
Los peces sueñan inmóviles, la bienaventuranza
del agua fétida. No son como los hombres, que se agitan
en sus lechos estropeados. En verdad,
los peces difieren de nosotros, que todavía no aprendemos a soñar.
Y nos debatimos como ahogados en el agua turbia
entre imágenes hediondas y espinas de peces muertos.
Junto al lago que yo mandé cavar,
volviendo la realidad a un incómodo sueño de infancia
pregunto al agua oscura. Las tilapias se ocultan
de mi sospechoso mirar de propietario
y se resisten a enseñarme cómo debo soñar.

EL PORTÓN

El portón se abre el día entero
pero en la noche yo mismo lo cierro.
No espero ningún visitante nocturno
a no ser el ladrón que salta el muro de los sueños.
La noche es tan silenciosa que me hace escuchar
el nacimiento de los manantiales en los bosques.
Mi cama blanca como la vía láctea
es breve para mí en la noche negra.
Ocupo todo el espacio del mundo. Mi mano desatenta
derriba una estrella y ahuyenta un murciélago.
El latir de mi corazón intriga a las lechuzas
que, en las ramas de los cedros, rumian el enigma
del día y de la noche paridos por las aguas.
En mi sueño de piedra quedo inmóvil y viajo.
Soy el viento que palpa las alcachofas
y enmohece los arreos colgados en el establo.
Soy la hormiga que, guiada por las estaciones,
respira los perfumes de la tierra y el océano.
Un hombre que sueña es todo lo que no es:
el mar que deterioran los navíos,
el silbo negro del tren entre hogueras,
la mancha que oscurece el tambor de queroseno.
Si antes de dormir cierro mi portón
en el sueño se abre. Quien no vino de día
pisando las hojas secas de los eucaliptos
viene de noche y conoce el camino, igual que los muertos
que aunque jamás verán, saben dónde estoy
–cubierto por una mortaja, como todos los que sueñan
se agitan en la oscuridad, gritan palabras que huyeron del diccionario y respiran el aire de
la noche que huele a jazmín
y a dulce estiércol fermentado.
Los visitantes indeseables atraviesan las puertas atrancadas
y las persianas que filtran el paisaje de la brisa y me rodean.
¡Oh misterio del mundo!, ningún candado cierra el portón de la noche.
En vano fue que al anochecer pensara en dormir
solo
protegido por el alambre de púas que cerca mis tierras
y por mis perros que sueñan con los ojos abiertos.
En la noche, una simple brisa destruye los muros de los hombres.
Aunque mi portón amanece cerrado
sé que alguien lo abrió, en el silencio de la noche,
y asistió en lo oscuro a mi sueño inquieto.

 

 

   (Publicado en POETICAS : www.poeticas.com.ar

Publicado inicialmente por la Universidad de Chile- Facultad de Ciencias Sociales-)

 

(*) The Goldfish- PAUL KLEE

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALEJANDRO NICOTRA - Grita sus torres la ciudad -Mujer dormida...

Publicado en

ALEJANDRO NICOTRA (Sampacho, Córdoba, 1931)

 

 

ZCAA868XVCANOUPGMCALZEH7UCA49C2D4CAW6427VCAHG4OCSCA4C01R2CA

 

 

(*)

 

Grita sus torres la ciudad 

 

Grita sus torres la ciudad,

no para mí.

Yo muero a solas en un bar,

muero y resucito:

 

rodeo de palabras el silencio,

establezco un espacio

donde caben tus ojos y mi muerte.

 

Allí nos esperamos.

 

A orillas del silencio y las palabras,

entre los gritos altos de la ciudad,

mi vida se confirma y se deshace

en un cuerpo de humo.

 

    (De "Lugar de reunión", 1981)

 

 

 

Mujer dormida o dunas

 

Apenas unas dunas

que sobrevuela un pájaro

y un caballo contempla desde su blando límite.

 

Alrededor, el cielo. Las distancias.

 

Un sol sin sol, un viento oculto,

mueven su cálida respiración, apenas.

 

Uno sueña las fuentes.

 

Despertarlas con crines y con furias.

Cavar con cascos hasta el grito.

 

Sólo es posible

enredarse las alas en espinas

y morir.

 

  (De "Puertas apagadas", 1976)

 

Ambos poemas publicados por el Fondo Nacional de las Artes,

Antología Poética, Alejandro NICOTRA, 1996.

 

(*) Obra de ANTONIO SEGUI

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Jacinta LANUSSE- Acudí al llamado del silencio - Angosto ...

Publicado en

JACINTA LANUSSE (Buenos Aires)

 

2355509291 756bcfec5d[1]

 

(*)

 

Acudí al llamado del silencio,

por no tocarlo

dejé de respirar.

Patagonia,

principio del principio,

consumación de la intemperie.

Tierra abrazada por el cielo.

mundo fuera del mundo.

Llama del viento.

 

                   ...

Angosto el umbral,

Abismarse en el afuera,

fuego fatuo.

Abismarse en el adentro,

hielo seco.

Qué inaudible flujo y reflujo

nos tiene en vilo.

 

Qué nos deslumbra

y evita la caída.

 

 

  (De "MORADAS", Buenos Aires, Vinciguerra, 2010)

 

(*) FOTO de Jorge BARAHONA

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Horacio NUÑEZ WEST - Toda una vida creciendo-

Publicado en

HORACIO NÚÑEZ WEST (Bs.As.1919-2012)

TODA UNA VIDA CRECIENDO

Toda una vida creciendo entre el estupor y el asombro,
Abriéndonos paso a través de lo incomprensible,
persiguiendo certidumbres inalcanzables,
medidas claras entre li'mites oscuros,
buscando ese núcleo misterioso de la verdad,
ese equilibrio del universo cuya síntesis somos,
esa razón secreta del amor absoluto que alentamos,
esa ignorada explicación del sufrimiento y la soledad,
de la búsqueda en seres, en gestos perdurables;
en cuerpos cuya respuesta vibra sin reposo
pero nos deja tan a oscuras como al comienzo .
Toda una vida -nuestra eternidad posible-
creyendo y dudando, aceptando y rebela'ndonos,
descendiendo a abismos increíbles
o levanta'ndonos como si fuéramos dioses.
Para que' , entonces, buscar un sentido
a aquello que lo tiene en si' mismo.
Pero la vigilia es nuestra condena.

De "Aproximaciones", 1976, publicado en Antología de
la Poesía Argentina, Selección Raúl G. Aguirre,Ediciones Librerías
Fausto, 1979, Bs.As..

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0