EL MUSGO Y LA CALMA

 

EL MUSGO Y LA CALMA

 

 

Solo, en la penumbra,

el sobreviviente del mar

tiende su planicie verde

sobre la larga pétrea

y descansa

 

Cómodo en el muro

instala sus vegetaciones

                                de orden

                                y constancia

y como el antiguo reptil

que lo horadaba,

ama la húmeda

                     colonia de la sombra.

 

En espera silente,

                     busca en el cielo

el ángel de la lluvia

y su médula seca, entonces,

bebe el diminuto manantial

pasivamente

 

Es bueno sentir

                  su presencia

compañía de la calma

y el silencio.

 

Pisadas ausentes, a veces

lastiman ese pequeño, gran mundo

                                        esparcido

 

o un caballo, también,

                                       

roza la frágil, fina capa

                                   de verde, verde musgo

¿Hay lágrimas?

 

 

Todos hemos pisado,

                                  alguna vez,

el tendido musgo,

                                 nuestra calma.

 

Amalia Mercedes Abaria

 2011