PEARSE HUTCHINSON - PERDON -

Publicado en

PEARSE HUTCHINSON  (Irlanda, 1927-2012)

A Pearse Hutchinson, insigne poeta irlandés que se fue, en silencio, el pasado 14 de enero, como corresponde, olvidado en estas tierras salvajes, donde la Poesía sigue prófuga y en cualquier momento acaso capturada por la Policía del inicuo régimen. A quien, a la manera de Pavese, fuera, para su tiempo, “un gran hombre entre idiotas”.

Vaya, en homenaje, bajo esta piedra de molino bajo la que ha caído el alma hace tanto tiempo, en la dudosa luz de esta mañana, este ensayo de obituario.

Para recordarlo de la mejor manera, a través de algunos de sus poemas elegidos por la memoria del tiempo y las largas errancias entre los libros fieles, por los que seguirá siempre vivo entre nosotros.

Vaya, en homenaje al maestro, que nos guiará hasta la hora más oscura en el camino de zarzas, este aterido grito en el desierto.

A quien corresponda.

   Alejandro Drewes (Bs.As.)

 

PERDON

No pienso pedir

humildemente perdón a ningún cura

encerrado en una caja estrecha

en color marrón oscuro

en gracia construida

por un atormentado.

No pienso desahogarme

en vosotros

presumiendo siempre

de camas vacías

ni esconder tampoco

mi vergüenza herida

bajo tus plumas,

tú que nunca te perdiste una seducción.

 

Pero a mis vecinos, a mis dioses,

al poder del sol,

a los seres que herí,

al dolor que hay en mí,

a ese hombre que esconden los hábitos

a mi espejo roto,

a ellos sí, pediré perdón.

 

http://jc-noticiasdelinterior.blogspot.com.ar/2010/12/pearse-hutchinson-de-el-alma-que-beso.html

 De: An tAnam a Phóg an Corp /El alma que besó al cuerpo

Madrid, Hiperión. Trad: Pilar Salamanca

Gentileza: Alejandro DREWES

Etiquetado en POESIA

Comentar este post

Alejandro Drewes 07/30/2012 23:38

Querida Amalia, mil gracias por tu gesto de editar este obituario y este inmenso poema, que guardo conmigo hace no se cuantos años. Poesia, donde dos o mas se reunan en tu nombre... Y, como decia,
a los no-lectores de siempre: el ominoso silencio por aqui ente una perdida como esta dice, como siempre, mucho mas de ellos que del maestro, que esta demasiado alto. Noli me tangere, podria decir.
Un abrazo fuerte, en esta intemperie.
Alejandro