Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

629 posts con poesia

JACINTA LANUSSE - FENIX -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

FÉNIX 

                 (La fanfarria salvaje, Botella al Mar)

 

Me oigo morir

languideciendo como un hilo de agua

que se filtra en un agujero.

Cuando ya veo pocos rastros de mí,

la que sigo siendo

extrae un escandaloso impulso

de su fragilidad.

 

Me oigo vivir,

                          reinventarme.

Con fuerza centrífuga creciente

recorto el aire frío

con musical aliento.

Confianzada vuelvo a regodearme

en los ojos mudos

de los que aceptan mis despliegues.

 

Se abre la cajita musical.

Sólo por ahora.

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Benjamín Mejías Caris - POYECHEN -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 

 

POCHEYEN

 

A veces carcomo el instante
lo dejo ingratamente
desposeído
no concurro a la alegría
solo visito los destellos
las sonrisas delineadas
los rostros distraidos.

A veces como hoy
carcomo
y no soy participe
de la palabra generosa
no comparto el brillo sensible
agonizo silenciosamente
la caída
la mirada
tortuosa
y no levanto alegría
solo escribo aquí
calladamente.
Muchas veces me pesa la cirugía
inconclusa
que lleva mi pasaporte

interno
retenido en puertos deambulantes
donde el transito
es solo codicia inflamada
de un aire explosivo
demoledor
irrumpiente
cortador de retinas cabizbajas
malheridas.
A veces me olvido del dolor
que degenera la herida
a veces solo a veces
sufro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ELISA DEJISTANI - MICHELANGELO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 

Dualidad del silencio  (Botella al mar)

 

                                            

                                                                                        MICHELANGELO

 

         "In Memoriam"

 

Aquí

naufragan las máscaras

saltan los límites

hablan los abismos

la soberbia se inclina

 

Después

liberan la semila

se cruza el desarraigo

susurran los espejos

la figura escondida

 

Aquí

la memoria recorre

cúpulas silentes

una cruz de mármol

tatuada en la mano

de un gigante dormido

 

Después

un cincel trabaja

modela cada salmo

despierta del letargo

la oración de piedra

Aqui

 

                                   Academia delle Belle Arti, Firenze, 1997                                       

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

OSCAR PORTELA - A QUE -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

A QUE
poema de OSCAR PORTELA

¿A qué llegar tan lejos para luego caer
como estrellas fugaces hechas como nosotros
de la “materia de los sueños?

Pecados de la “hubrys”, ponedle límites
A esta vacua cacería de la “nada” y
A amar solo el aroma de almizcle de tu carne,
Esfumado ya cuando se cierran los sueños
Y los puros ojos de las primeras albas.

Imposible saltar sobre la linea de nuestras
Propias sombras y el vértigo de la voluntad
En lucha contra el tiempo y su “fue”.

Es suficiente ya: ¿A que llegar tan lejos?

¿Pues como medir la extensión del logos
Del corazón que tan sin límites nos arroja
Al vacío de la pasión mortal?

Vuelto estoy hacia la lumbre en duermevela.

Escucho voces en mis sueños
Y me se custodiado.

Hoy definitivamente solo sin el almizcle
Del recuerdo, camino sobre la linea de la sombra
Que soy, (Junger no entiende):

Ah corazón quebrado sobre el ras del horizonte de la tierra,
Lejos ya del delicado almizcle de tu cuerpo.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

OLGA OROZCO- Remo contra la noche -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

REMO CONTRA LA NOCHE

                                               (Mutaciones de la realidad, 1979)

 

                                                                                                 a V.E.L.

 

Apaga ya la luz de ese cuchillo, madrastra de las sombras.

No necesito luces para mirar en el abismo de mi sangre,

en el naufragio de mi raza.

Apágala, te digo;

apágala contra tu propia cara con este soplo frío con que

                                                                                     [vuela mi madre.

Y tú, criatura ciega, no dejes escapar la soga que nos lleva.

Yo remonto la noche junto a ti.

Voy remando contigo desde tu nacimiento

con un fardo de espinas y esta campana inútil en las manos.

 

Están sordos allá.

Ninguna pluma de ángel,

ningún fulgor del cielo hemos logrado con tantas

                                                      [migraciones arrancadas al alma.

 

Nada más que este viaje en la tormenta

a favor de unas horas inmóviles en ti, usurera del alba;

nada más que este insomnio en la corriente,

por un puñado de ascuas,

por un par de arrasados corazones,

por un jirón de piel entre tus dientes fríos.

 

Pequeño, tú vuelves a nacer.

Debes seguir creciendo mientras corre hacia atrás la borra

                                                                                         [de estos años,

y yo escarbo la lumbre en el tapiz

donde algún paso tuyo fue marcado por carbón aciago,

y arranco las raíces que te cubren los pies.

 

hay tanta sombra aquí por tan escasos días,

tantas caras borradas por los harapos de la dicha

para verte mejor,

tantos trotes de lluvias y alimañanas en la rampa del sueño

para oirte mejor,

tantos carros de ruinas que ruedan con el trueno

para moler mejor tus huesos y los míos,

para precipitar la bolsa de guijarros en el despeñadero de la

                                                                                                     [bruma

y ponermos a hervir,

lo mismo que en los cuentos de la vieja hechicera.

 

Pequeño, no mires hacia atrás: son fantasmas del cielo.

No cortes esa flor: es el rescoldo vivo del infierno.

No toques esas aguas: son tan sólo la sed que se condensa

                                                                      [en lágrimas y en duelo.

No pises esa piedra que te hiere con la menuda sal de todos

                                                                                         [estos años.

No pruebes ese pan porque tiene el sabor de la memoria y

                                                                         es áspero y amargo.

No gires con la ronda en el portal de las apariciones,

no huyas con la luz, no digas que no estás.

 

Ella trae una aguja y un puñal,

tejedora de escarchas.

Te anuda para bordar la duración o te arrebata al filo de un

                                                                                               relámpago.

Se esconde en una nuez,

se disfraza de lámpara que cae en el desván o de puerta que

                                                                      [se abre en el estanque.

Corroe cada edad,

convierte los espejos en un nido de agujeros,

con los dientes veloces para la mordedura como un

                                                                                           [escalofrío,

como el auncio de tu porvenir en este día que detiene el

                                                                                                 [pasado.

 

Señora, el que buscás no está.

Salió hace mucho tiempo de cara a la avaricia de la luz,

y esa espalda obstinada de pródigo sin padres para el regreso

                                                                                          (y el perdón,

y esos pies indefensos con que echaba a rodar las últimas

                                                                                              monedas.

¿A quién llamas, ladrona de miserias?

El ronquido qu escuchas es tan sólo el del trueno perdido

                                                                               [en el jardín.

y esa respiración es el jadeo de algún pobre animal que

                                                                                [escarba la salida.

No hay ninguna migaja para ti, roedadora de arenas.

Este frío no es tuyo.

Es un frío sin nadie que se dejó olvidado no sé quién.

 

Criatura, esta es sólo una historia de brujas y lobos,

estampas arranzadas al insomnio de remotas abuelas.

Y ahora,¿a dónde vas con esta soga inmóvil que nos lleva?

¿Adónde voy en esta barca sola contra el revés del cielo?

¿Quien me arroja desde mi corazón como una piedra ciega

                                                                   [contra oleajes de piedra

y abre unas roncas alas que restallan igual que una bandera?

 

Silencio. Está pasando la nieve de otro cuento entre tus dedos.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Jorge CABRERA - DIARIO DE ALFONSINA -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 

 

 

 

mar1 c

 

DIARIO DE ALFONSINA

                                        (Botella al Mar, 2009)

 

1º de octubre  

"De pie como Emma al borde. Alfonsina

te dejó caer Alfonsina.

 

2 de octubre  

La noche en el agua profunda. Un color azul morado.

Me dejo ir. Me dejo beber.

 

3 de octubre  

Es como correr en el lecho de un río.

El fondo seco cediendo. la tarde. La

falta de fondo.

 

4 de octubre  

Es frío. es hueco. Es a penas. Estoy como soy.

Estoy como mirarse en los ojos de un muerto.

 

5  de octubre  

En la transparencia de la tarde. Me visto

de la que no fui. Ondeo mis vestidos por

la orilla. Ondeo mis ganas de no vivir.

 

6 de octubre  

Done estoy soy llamada. Soy partida. Donde

estoy me desnudan y me mudan. Desaparecida.

 

7 de octubre  

Como muñeca de porcelana negra. Como pájaro

en una tormenta de ceniza. Salgo a la noche

que espera.

 

8 de octubre  

Mujer pequeñita. O niña tocando e piano

en un espejo. O foto mutilada en un rincón

de la sala. O desnuda de palabras.

 

9 de octubre  

Mi vida yace. Mii vida falta. Mi querida vida.

Mi pobre amanacer de flores flotando.  

         

 

10 de octubre  

Ya no más alta y hermosa. Romana. Ya no más

Muñeca corriendo bajo un aguacero.

 

11 de octubre  

Con manos de terciopelo ajado. Con papeles

de color de mármol. Me vuelvo para mirarme.

Escribo mi huella.

 

12 de octubre

 

Miro hacia atrás y un río. El río. Mi azul

de Prusia desmantelado. Mi nombre roto

en su pecíolo.

 

13 de octubre  

Mi cuerpo. Mi cuerpito.Como nadar

en la arena seca de mi nombre. Mi pobre

hundimiento. Mi marca.

 

14 de octubre  

Animal en su llamado silencioso. Mujer

que declara sus esponsales con el agua.

Sirena negra.

 

15 de octubre  

Flor en gruta. Flor en duelo. Pequeña como

una niña en su madriguera de noche.

 

16 de octubre  

Aquí descanso yo. Èste es mi cuerpo. 

 Êsta es mi orilla del Leteo. Mi oficio

de mirar a lo lejos y callar.

 

17 de octubre  

Esto que escribo. Aliada de las noches de

ceniza. Aliada del dulzor de mi oscuro

cantar de gesta

 

18 de octubre  

Geografías donde digo mi hambre. Orillas

donde canto mi oficio: "Vivo sin vivir en mí"

 

19 de octubre  

Negro. Escribo sobre negro. Êstas son

las notas de mi lengua. Mis bosquejos.

Mis señales del Paraíso.

 

Continúa

 

      

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

LUIS LUCHI - LA MUERTE DEL POETA -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

LA MUERTE DEL POETA

 

El poeta estaba muerto con su poesía

lo rodeaban

algunos parientes muy mayores de edad.

para poder dar salida a su belleza

había retorcido su cronología,

hasta sus últimas gotas.

Esa fue su misión y la cumpió

maestros no los buscó

discípulos no o buscaron a él

los otros iguales

en cuando les clavaba su dolor

se lo devolvían con sus propios

 llameantes cuchillos.

Por lo tanto murió solo y no joven.

Unos pocos parientes, infaltables con sus expresiones

de viejos resignados,

lo rodeaban.

Y poco después, un tiempo nomás

el ropavejero que visitaba la zona

cargaba en un carro

sus últimas botellas vacías

y un paquete de libros muy leídos

atados con hilo sisal.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

OSCAR PORTELA - SOL AMARGO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

SOL AMARGO
poema de OSCAR PORTELA

(a JOSÉ LUIS DASILVA NAVÍA
por su poesía y por la poesía)

Tú, sol que has crucificado mis sueños,
incandescente que has cegado mis ojos
con el ansia temprana de la muerte,
aquí, en esta tierra de terror y de espanto

que me empuja al gran vacío de la nada.

No hay moradas aquí, sino el desguarnecimiento
al que me has condenado,
yo que vi con el ojo del cíclope
el mar azul girar en las cinturas
de los elfos, y que encantado presenté
alabanzas al origen de la desnudez y la osadía,
ay, blancas cenizas hablan hoy por mí,
me llaman pronunciando mi nombre, en tu nombre,
oh sol que no puedes morir, porque eres la muerte
con que pagué los dones que la gracia infinita
quiso poner sobre mis hombros,
y sin embargo el vértigo, aún sacude en mí,
las albas del deseo, los frutos del azar
que por la noche caen sin esperar ya nada,
yo escuchándolos, rígido, sin ver, con los
ojos velados, y con las frías manos, esclavas
de una aurora anterior a mi y a ti, o sol,
feroz coreuta de un verano sin pausas,
que enloquece al mortal con el rigor amargo
de la heredad perdida.

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

José Luis DASILVA NAVÍA - Como paja seca al viento-

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 Como paja seca al viento


(A Mary Carmen Golán.
Hoy, que me haría tanto bien poder llorar entre tus brazos,
te escribo los pensamientos que la distancia me impide
hacerte llegar de otro modo)

Querida mía:
de este camino que voy pisando
tomo un puñado de fina arena.
Abro mi mano. Dejo que escape
entre mis dedos, muy poco a poco
y cuando al fin toda se ha ido
cuando, al fin, ya nada queda
véome yo en esa mano
véome yo, reflejado
cual si en espejo me viera
porque, es cierto: no más somos
que aquel puñado de arena
que del camino tomara
para, al camino, volverla.

Querida mía: grito al silencio
y en el silencio, nadie contesta.
Querida mía: pregunto al viento
pero en el viento no hallo respuesta.

Y, mientras yo sigo andando
con tantas dudas a cuestas
del árbol siguen cayendo
las hojas que ya están viejas.
El viento sigue cubriendo
el camino de paja seca.

Paja seca, que es de aquí o de allá
¡no importa de donde sea!
surca los aires en alas
de una invisible tormenta.

Hoy, un pajar imponente a la vista
mañana, un vacío de forma imprevista.
Hoy, toda junta en un solo espacio
mañana, sus restos en tal o cual senda.

Querida mía:
¿Cómo decir hoy las cosas
que mi pensamiento ocupan
si son tan confusas y todas se juntan
en un solo haz de tribulaciones?

Como hojarasca de otoño
es el hombre al desprenderse
del gran árbol de la vida
y, cuando al fin se termina
su terrenal sufrimiento
ya la luz del vivir ida
es el hombre poco más
que la paja seca al viento.

(Tan solo una diferencia:
no se llora la paja seca
ni se siente su partida).

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALFONSO NASSIF - ROMANCE AL QUEBRACHO -

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

ROMANCE AL QUEBRACHO

Quebracho... padre del monte,
hijo de la tierra mía,
vida de la flora nuestra...
¡Ay, cuánto vale tu vida!
Síntesis de una epopeya.
Soldado de mil vigilias.
Yo sé porqué los tambores
de las hachan no te olvidan.
El acero vegetal
que en tus entrañas palpita
está temblando con soles,
huracanes y codicias.
¡Oro rojo! ¡Sangre nuestra!
¡Sangre de mi tierra herida!
Orfebres manos morena
te tallarán sus desdichas.
Manos que no son culpables,
hachas sin alma homicida.
Otro es el viento que lleva
la sangre, el sudor y el clima.
... Serás poste de alambrado
en tierras desconocidas
y habrá un sol reforestado
en la intemperie de astillas.
Hoy yo vengo a acariciarte,
verte de abajo hasta arriba
y descolgar las estrellas
que entre tus gajos titilan.
Épico castillo, triste
de hojas, garra, sombra y fibra...
Sabes que estás condenado
le has confesado a las brisas...
¡Épico baluarte insigne!
¡Vetusta atalaya lírica!
Sin ti se queda el paisaje
exánime y de rodillas.
¡Quebracho! Solio perenne
de las ricas fantasías.
Vida de una flora muerta,
¡Ay, cuanto vale tu vida!

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0