Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

629 posts con poesia

Alejandro NICOTRA . "Espejos", "Paisaje" "El viejo poeta"

Publicado en

Alejandro NICOTRA

(Córdoba, Argentina, 1931)

  

ESPEJOS

 (“Detrás, las calles, Madrid, 1971)

 

Creía que mirada

en los ojos purísimos, abiertos

al instantáneo mundo

(los del agua, sabes), unas hojas,

un cielo, una sombra (sin metáfora) de pájaros.

Tal vez fuera verdad. Pero veía

tu rostro.

 

 imagesCA3W94K3   

 (*)                                               

PAISAJE

 

  (“Puertas apagadas",1976))

 

Las lomas verdes y, más lejos, las montañas

azules,

  límites o mitos

del valle un poco pálido de polvo

hoy,

  y nosotros de verdad polvorientos

bajo el sol que nos mira,

                                           sol sin párpados:

  espacio, instante,

 

harapos de realidad, desierto

por donde cruza (sola sombra de agua)

como un deseo , la posibilidad.

 

 

EL VIEJO POETA

 

   (“Puertas apagadas” 1976)

 

Allá al fondo

como una madre o una muerte

la montaña nevada;

y a su lado

las hojas nuevas de los árboles, labios

de balbuceo y aleluya…

 

Sube

hablando a solas,

despidiéndose.

 

(*) José MALANCA, "Paisaje con fondo de montaña"

 

  

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ELIDA MANSELLI - IV (de GRACIA-TORCAZA)

Publicado en

manselli4 

 

IV

   ("GRACIA - TORCAZA", Botella al Mar, 1978)

Ave de la pereza
tordo
chajá.
Rubio de la serpiente, partes de ángeles, alazán manos
blancas y la exactitud del aire.
¿Y la exactitud del aire?
He venido por ese tajo que florece sobre la frente, con el
oído sobre todos los oídos de la inmensidad.
He sentido la vida como la muerte sin ninguna venganza.
Sauce que mira largamente el orden, cuervos, testigos del
rastro de la conciencia.
Todo arde como un golpe en el viento del mundo.
En el encierro del fuego una especia levanta el camino hasta
los madrigales.
Una especie pegada hueso tras hueso en las claras durmientes
del cielo.

Aquí donde el Renacimiento vuelve al fuego de los renacimientos,
el agua dura sonríe a la pradera, al engranaje,
al declive…
Viendo el poro abierto de la reflexión sobre la tierra
.


Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Guillermo WHITELOW - TRES POEMAS -

Publicado en

 

 

 

Guillermo WHITELOW , (Argentina,11.12.23-21.03.2011)

 

TRES POEMAS

 

                (De “Revista SUR, Primera Antología Poética”, 1973)

 

 

A las márgenes quietas

donde te asomas,

vuelvo la mirada y suspendo

la partida.

¿De dónde traes la luz

que la repartes

con las manos tan llenas

de ti, de flores, de silencios?

Cómo duele alejarse,

no quedarse del todo,

a tu lado,

vigía sometido

a la lámpara móvil

de tu piel de estatua.

Vigía en la penumbra

del cuarto donde brotan

tus piernas suaves

como tallos primeros,

tus hombros que navegan

entre almohadas,

para mí, perdidos frutos,

tristemente lejanos.

A las márgenes quietas

desde donde me miras

tiendo mi red

-fina red de temores-

y se pierde en la sombra,

y apenas la recupero.

 

II

 

Bajo la rápida caricia

tu cuerpo me habla

su lenguaje temeroso

de violencia, de ternura.

¿Qué súbito espanto

me impide tocarte?

¿Rozar la incertidumbre

de tu primera entrega?

¿No verte, ojos ya nulos,

sino bajo otras manos?

Creo que eres un río

que se me escapa.

Quizás un tibio arroyo

entre plantas en flor.

Quizás un hilo de agua

que mis labios torpes

no saben cómo beber

en un mundo incendiado.

 

III

No sé si es tuyo

el resplandor que ilumina

este cuarto,

o la luna primavera,

que entró de repente,

se ha quedado en las sábanas,

en el vaso con lirios,

en la mitad

de tu cuerpo joven.

Ah, toda la luz

que caía de los cielos

como un torrente

en los días del llanto,

en los días

de la irrecuperable

limpidez carnal,

y que no veíamos,

toda esa luz regresa

y estalla en las paredes

y un gozo distinto

se apodera de mí,

elevándome

a un puro centro

donde estás tú,

enteramente,

y al cual acudo,

entre músicas olvidadas,

aturdido como un colegial

que va a dar examen

y tiembla todo

como si entre las manos llevara

espigas y cristales.

 

 

 Dice Manuel M. Láinez en la dedicatoria de su obra Bomarzo:"Al pintor Miguel Ocampo y al poeta Guillermo Whitelow, con quienes estuve en Bomarzo por primera vez"

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

" HOMBRES MURIENDO "

Publicado en

HOMBRES MURIENDO

                        

 

Como espectros finales de una isla sola.

 

Sólo crece el espanto y una mano perdiéndose.

En este mar que muere con la sangre,

el miedo es la madre. 

 

No han llegado las cartas

 

                                               Abril, 1982

 

 

(De mi libro "Del lado de la vida", Señal en el Alba,1984)

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALDO PELLEGRINI -El lobo que nace del amor -

Publicado en

EL LOBO QUE NACE DEL AMOR

 

                                          ("La valija de fuego",1952,extraído de LA VALIJA DE FUEGO, Editorial Argonauta,2001)



Aquel que recibió el pan de cada día
supo esconderlo en las noches de rencor filosófico
todos los pensamientos son cortinas para el corazón
y los traidores recogen las migajas del banquetes de los

  amantes
fue en el tiempo en que no se conocía el amor
el labio sagrado encendía el párpado siniestro
el ojo oblicuo descendía hasta la profundidad del

   corazón inicuo
el amor nació del amor y todo quedó entonces aclarado
 el recién llegado se levantó respetuoso
para saludar a las tres ubres vacías
el amor surgió oportunamente para destruir toda

   esperanza
lo supieron los que no querían oír y los enterradores

  se inclinaron
los chalanes borrachos transportaron el amor frágil                  

  hasta el tiempo interminable
y así fue que se destrozó al caer desde la altura de la
    mirada perdida
se destrozó en una batahola de relámpagos de
azúcar y hubo un mordisco vacío
en el gran agujero negro del amor.

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Zulma ZUBILAGA -"De lo que Hamlet jamás dijo a Ofelia"

Publicado en

Ofelia Delacroix[1]

 

(*)

                                DE LO QUE HAMLET JAMÁS DIJO A OFELIA  

 

                                                          "Yo a Ofelia amaba: 

                                                              ...                                                   

                                                            ¿ Tú, por ella, dí, qué harías?”  

                                                                                     W. Shakespeare 

                 

            

                                   “...así como la muerte /

 

- el fresco amparo -

                                                                      

                                    sube

 

                                    baja al fuego /

 

                                    se reclina en la noche /

 

                                               el rezo

 

                                          se deshace

 

                                              y  llora /  canta /

 

                                  o en el humus sangra

 

                                          - pobre bella -    

 

                                            y el silencio

 

                                  el agua de las vírgenes

 

                                      la desviste...”

 

                                     “...porque

 

                                  ¿ arde el celo / el temblor de la muerte

 

                                   entre tus brazos ¿ / ¿ gime el púrpura al sigilo

 

                                   al fuego santo ? / ”  

 

 

 

                                 “... porque tu voz pequeña libera sus vapores /

 

                                  y la coltralto trepa / toca el don del canto /

 

                                  y copula tu figura de agua /

 

                                  y suelta su licor la muerte como una novia

 

                                  herida entre las flores /

 

                                                     pero

 

                           ¿ vendremos a mitigar las navidades del alma ?

 

                           ¿ temblaremos con los ángeles del gozo / Ofelia? / ”

 

                               “ ... y cuando la lluvia inclina su tendón celeste

 

                                y golpea su soga fresca en los rosales /

 

                            ¿  qué región de lino turbas / alma mía / ?

 

                            ¿ qué lugar de sal  / serena muerte / tristas ? / ”

 

                            “... porque tu corazón sangra como una hostia serena /

 

                            y la noche apura sus olores y baja enronquecida /

 

                            sencilla /   los peldaños del mar /

 

                                                                       pero

 

                                   ¿ amas /  tierra /

 

                                                    parte de su vientre

 

                                                   y la semilla fresca

 

                                                        el canto fuga

 

                                                            humilla

 

                                                   el don del cielo ?  

 

 

 

                                             y en este lugar de libaciones

 

                                                                y de hábitos

 

                                                  ¿ desatas la turbina

 

                                                           de la muerte

 

                                                  con un pedal de sombras

 

                                                        amarillas /

 

                                                                     purísimas /

 

                                                                              Ofelia ? / ”

 

                                                             o:

 

                                           “ ¿... amas parte de la noche /

 

                                                              apenas parte

 

                                                     brote parco /  hereje  / la semilla

 

                                             humedece / aflige tus tendones / sus lloros /       

 

                                             los cariños /

 

                                   y el canto que crepita como Dios en la lluvia /

 

                                   en los celajes? /

 

                                                       “...porque

 

                                   en esta tierra de humillaciones

 

                                                      y de sangre /

 

                                   ¿ qué música cantas / carne del amado velo ? /

 

                                   ¿ qué pactos diriges a la tarde ? ”                                       

 

                                  “... y cuando crepita tu dulzura pequeña /     

 

 

 

                   y desnudas las calandrias / ( ¡ oh carne del mirto ¡ ) /

 

                                        o rescatas la corola santa / y serpeas como espada

 

                                        al sol / ( ¡ oh amor ¡ )

 

                                   vas desatando

 

                                                una pasión secreta / o soplas el barreno

                                      

                                                de la noche /

 

                                                porque tu boca apura las traiciones

 

                                                más dulces /

 

                                        y cae tu cúpula de olores /

 

                                        y tus branquias de la  muerte caen

 

                                             a la región hereje / y los duraznos /

 

                                            las ninfas en flor / las calesitas /

 

                                        los catarrales de amor se van muriendo / amor /

 

                                 porque tus huesos beben el agua de los mártires /

 

                    y su dolor bellísimo va empinando el tallo fresco de las rosas

 

                                       en la lluvia / ”

 

                                                                              calla finalmente Hamlet /           

 

 

 (*) OFELIA (1843), Eugène Delacroix

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Pablo NERUDA - VUELVE EL OTOÑO -

Publicado en

 Tarde de Otoño" , Fernando FADER, 1928

 

tardedeotono2001 jpg[2]

 

"

 

 

VUELVE EL OTOÑO

 

          (“RESIDENCIA EN LA TIERRA” -1925-1935-, Editorial Losada, S.A., sexta edición, 1976)

 

 

UN ENLUTADO día  cae de las campanas
como una temblorosa tela de vaga viuda,
es un color, un sueño
de cerezas hundidas en la tierra,
es una cola de humo que llega sin descanso
a cambiar el color del agua y de los besos.

No sé si se me entiende: cuando desde lo alto
se avecina la noche, cuando el solitario poeta
a la ventana oye correr el corcel del otoño
y las hojas del miedo, como lengua de buey
espeso, algo en la duda del cielo y de la atmósfera.

Vuelven las cosas a su sitio,
el abogado indispensable, las manos, el aceite,
las botellas,
todos los indicios de la vida: las camas, sobre todo,
están llenas de un líquido sangriento,
la gente deposita sus confianzas en sórdidas orejas,
los asesinos bajan escaleras,
pero no es esto, sino el viejo galope,
el caballo del viejo otoño que tiembla y dura.

El caballo del viejo otoño tiene la barba roja
y la espuma del miedo le cubre las mejillas
y el aire que le sigue tiene forma de océano
y perfume de vaga podredumbre enterrada.

Todos los días baja del cielo un color ceniciento
que las palomas deben repartir por la tierra:
la cuerda que el olvido y las lágrimas tejen,
el tiempo que ha dormido largos años dentro de las campanas,
todo,
los viejos trajes mordidos, las mujeres que ven venir la nieve,
las amapolas negras que nadie puede contemplar sin morir,
todo cae a las manos que levanto
en medio de la lluvia.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

GONZALO ESCUDERO - MADUREZ DE LA MUERTE -

Publicado en

GONZALO ESCUDERO
(Quito, 1903- Bruselas, 1971)

 

MADUREZ DE LA MUERTE

 

Toda la noche de espadas negras,
los hombres fabricaron una aurora
envasada en el verde puro de las botellas,
para una sed crecida en las gargantas
y atizada en la flama de las lenguas.
Aurora de agua y aire,
de cielo y tierra,
como esperada no venida,
como venida nunca entera.
Mientras tanto nacieron colmillos en las lianas,
bastos en los sarmientos y puños en las piedras.
En un lagar de angustia,
tantas heridas fueron pulpa y piel de cerezas
y tantos ojos amarillos,
racimos de uvas tiernas.
Desde entonces los hombres andan borrachos
del vino de la muerte ligera,
sin sal ni sol del mundo,
a horcajadas en la arcilla prieta,
sin tacto de los días, los meses y los años
en este calendario de candela,
plantados los laureles de los huesos lirondos
como arcos de una orquesta,
y la boca baldía
sin hambre vegetal de fruta, moza o estrella,
sin memoria de miel en cántaro
y miel en pechos de colinas frescas,
duros de calcio y quemantes de fósforo,
flor, resina y madera.
Violones calcinados
por los bengalas de una fiesta,
si al menos estos brazos izaran
las gaitas de los vientres en las cuerdas
de los dorados intestinos
contra las nubes forasteras,
contra el humo pirata de paisajes,
contra el viento rapaz del oro de la arena,
contra la lluvia verde,
máquina de coser cordilleras.
Estos muertos están conmigo
en geometría de línea recta,
infantería de ángeles
con fusiles de niebla
para matar estatuas vivas
de gozo en lunas llenas.
Estos muertos están conmigo,
caballería lenta
de caballos envenenados
por las distancias agoreras,
las cimitarras de rocío para acribillar sueños,
los cascos de algodón para pisar ausencias.
Estos muertos están conmigo
en creciente de mar, pampa y meseta,
de alga, raíz y liquen,
de tromba y torrentera,
al norte, al sur, al este y al oeste
de la angustia unigénita,
árbol del grito,
trueno domador de centellas,
almáciga del huracán piafante
y del océano en resaca de hembra.
¿Qué pueden nuestras manos
diestra y siniestra
contra esta madurez de la muerte
en zafra de tormentas?
Si hay un reloj menudo que nos roe,
burbuja con las patas de abeja
y una fugaz respiración de hormiga,
el corazón de almendra,
cada vez más enfermo
de altura eterna.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Pier Paolo PASOLINI - LAS PRIMULAS -

Publicado en

 

 

images[6]

 

 

LAS PRIMULAS (*)

 

     (de “El ruiseñor de la Iglesia Católica”, de “Poesía italiana del siglo XX, Centro Editor de A. Latina, 1970, Versión G. Manzini)

 

¿Dónde encuentro la fuerza de escucharme?

Este enigma para los muchachos y los honestos

esta fe al calor de sus vestidos

esta víctima de sus sueños insanos

¿puede ahora encontrar en sí las frescuras

de las riberas de prímulas, las cosas menudas

fascinantes, que al hombre virgen, agobian?

¡Lo puede, lo puede! El corazón puesto al desnudo

no dejará de ser corazón:

Tu, Dios, sabes que soy como la alondra

que de  día mueve sus alas contra el sol.

 

Yo turbo el pudor de las prímulas

demasiado simples en la luz tosca

de marzo si campanas y lluvias

tocan el viviente, laborioso día.

No pueden enrojecer o enfurecerse

o, si lo hacen, es con los ojos ardientes

de amor y de nuevas seducciones.

Se me asemejan. Su vergüenza

es mi impudicia, su sueño

tiene cándidas inocencia como el mío.

En ellas mi pudor ofendido  espío.

 

Cuando estaba perdido  en su esplendor

era, me quería, bueno, un santo.

Y aún me asalta aquel antiguo

entusiasmo de virgen, al darles

sin recompensa toda energía.

Quiero su sonrisa, simpatía

vital, y para tenerlo, moriría.

Son tan inocentes que yo pido

al cielo que me vean gozarlas

de pureza en una luz mística

o para salvarlas, dar mi vida.

 

(*) Es un poema para la primavera, pero es tan, tan bello, que lo copié ahora

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Cristina PIZARRO - Consagración de la Primavera -

Publicado en

 

images[1]

La primavera S. Boticelli 

 

CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA

 

La melodía del Vals Triste [1]es un eco polifónico

en el aura de aquel tiempo.

 

Recuerdas, Rosalind,

en la danza

                     te entregabas

                                                 a la tierra    hasta el fin.

 

Después del rapto a los infiernos

celebraste el rito arcano

                                                en la promesa.

 

Ante la eclosión del círculo

misterioso

                         evocaste a tus antepasados

donde   hubo cortejos de los sabios   

en el juego y el milagro.

 

 

Un ritmo disonante se enarboló

                                                           a tu piel

quebrada

                   por el silencio.

 

Ahora,

               tú,  Rosalind Schieferstein,

elevas el cáliz   en la danza sagrada,

mientras  renuevas el ciclo de la naturaleza

hacia la alabanza de Tu nombre ungido.

 

 

 

 


[1] Vals Triste de Jean Sibelius.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0