Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

GRACIELA MATURO -Poema para Alejandra en su cuna de cedro

Publicado en

GRACIELA MATURO ( Sta. Fe. , vive en Bs.as.)

 

 

imagesCAOMKKQ8

 

POEMA PARA ALEJANDRA EN SU CUNA DE CEDRO

 

 

El aire desparrama los papeles en el cuarto vacío

en el séptimo cielo

tu cárcel de princesa

alejada    alejandra

ahora que no estás

y están tan solos

los tiernos dibujos en la pared

las mariposas clavadas en su  jaula de terciopelo.

 

Ahora que no estás donde tampoco estabas

Alejandra lejana

me castigo nombrándote.

Por esa soledad de tus flores deshechas

por tu altivo reinado de pájaros de trapo

por tu pregunta triste de niña en el asombro.

Alejandra

castígame con tu pena

con el rumor de tu nuca florecida

y   tus velocípedos de alambre.

No permitas que olvide

aquella vela roja  que te llevé una tarde

ni  la forma perfecta de una palabra tuya

cuando hacías  nacer el cristal de la rosa,

la rosa de una lágrima.

 

Alejandra , te nombro,

ya no más lejos, viva

devuelta al gran regazo de tu madre nocturna

nacida de esa cuna de cedro en que no estás

en que sólo reposa la osamenta de un pájaro.

Ahora el pájaro corre abierto ya en el viento

y el fuego lo desnuda.

 

                               Bs.As. , 1972

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

MARIANO SHIFMAN - JUEGOS DE MANO - Hegesías el suicida

Publicado en

MARIANO SHIFMAN (Lomas de Zamora, Aragentina)

 

JUEGOS DE MANO

              Deleito el tacto de la soledad

                   Juan Ramón Jiménez

 

Dar en el blanco

(y en cuanto color se desee)

es un bello juego de a dos:

palpar, extraer, sucumbir

feroz y dulcemente.

Alfa y omega, opuestos gozándose,

recreando en su abismo el universo.

 

O es apenas juego de a uno:

síntesis,

cifra primordial del depuesto.

 

Fantástico a la fuerza,

mimándose con arte

aunque mil manos lo aparten.

 

Palmo a palma,

un virtuoso de la necesidad

haciendo de la ausencia

desbordante caso omiso.

 

HEGESÍAS EL SUICIDA

 

Si cierro los ojos

el paraíso

es un día agobiante

que detiene su marcha.

 

   De “Material de interiores”, de PROA, AMERIAN, Editores,

Bs.As., 2010

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

LUBICZ MILOSZ - H.

Publicado en

LUBICZ MILOSZ ( Maguilov, Biolorrrusia, 1877- Francia, 1939)

  

  

H.

  

      de POEMAS, 1913-1927

  

  

El jardín desciende hacia el mar. Jardín pobre y sin

    flores, jardín

Ciego. Una anciana vestida

De luto lustroso, descolorido junto con el recuerdo y el

    retrato.

Mira esfumarse desde un banco los navíos del tiempo, La

  Ortiga, velluda y negra de sed,

 

Vigila en el vacío inmenso de dos horas.

Como desde lo hondo del corazón del más perdido de los

    días, el pájaro

De la comarca sorda pía en el matorral ceniciento.

Es la terrible paz de los hombres sin amor. Y yo,

 

También yo me encuentro allí; porque todo esto es mi

    Sombra. Y en tanto que ella

Bajo el triste y pesado calor, ha dejado caer otra vez su

    cabeza

Vacía sobre el seno de la luz, yo,

En cuerpo y en espíritu, soy como la amarra

Presta a romperse. ¿Qué es lo que vira de ese modo en

    mí?

¿Pero qué es lo que vira de ese modo en mí y se queja,

    no sé dónde,

Cual la maroma de los veleros aparejados para zarpar

En torno al cabrestante?  Madre

 

Demasiado prudente, eternidad, ¡ah!, ¡ dejadme vivir mi

    día!

Y no volváis a llamarme Lemuel; porque allí,

En las noches de sol, las personas

Saludan a las islas de la juventud, cantantes  y veladas!

    El dulce

 

Grávido murmullo de dolor de las avispas del mediodía

Vuela a escasa altura sobre el vino y hay locura

En la mirada del rocío sobre las colinas, mis queridas

Umbrías! En la oscuridad religiosa las zarzas

 

Aprehendieron el sueño por sus cabellos de niña. El

    agua, amarilla en la sobra,

Respira mal bajo el cargado cielo y bajo las raspillas.

Aquel sufre también, herido en el costado como el rey

Del mundo; y de su herida de árbol

 

Mana el más puro sedante del corazón.

También hay el pájaro de cristal que con suave gorjeo

    Dice “mli”

En el viejo jazmín sonámbulo de la infancia.

Yo entraré allí levantando dulcemente el arco iris

E iré directamente al árbol donde la esposa eterna

Espera en los vapores de la patria. Y en los fuegos del

    tiempo aparecerán

Los archipiélagos repentinos, las galeras sonoras,-

-Paz, paz; Todo esto ya no existe. ¡Todo esto no existe

    Más aquí, Lemuel, hijo mío!

 

Las voces que tú oyes ya no vienen de las cosas.

Aquella que hace mucho tiempo vivió en ti oscura,

Te llama ahora desde el jardín de la montaña! ¡Desde

    El reino

Del otro sol! ¡ Y aquí no es más que el sensato cuarentavo

Año. Lemuel!

El tiempo precario y largo.

Un agua cálida y gris.

Un jardín ardido.

 

(Publicado en  O.W. de LUBICZ MILOSZ

Ediciones  “HUELLA”, Bs.As., 1941)

 

  

  

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

ALBERTO GIRRI - CUERVO -

Publicado en


ALBERTO GIRRI ( Bs.As. 1919-1991)


 


 


 


CUERVO


 


Tu rival en blancura


era la paloma,


pero disgustaste a un dios


inmiscuyéndote


en lo que no te concernía,


y tras la consabida furia


y la venganza


quedaste convertido


en el pájaro más negro.


 


No perdiste la locuacidad,


y sí con cierta fórmula


te consultamos,


te comemos,


venga a nosotros


todos lo que ocurra


a cualquier distancia


lo que sucederá.


 


 


  (de  "Propiedades de la Magia", 1959)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

RODOLFO GODINO - LAUDE -

Publicado en

RODOLFO GODINO (Córdoba, vive en Bs.As.)

 

  chagal 3

LAUDE

 

                 Conviene que la poesía sea inseparable

                 de lo previsible, pero no formulado todavía.

                                         René CHAR

 

ELLA es otro sentido.

 

Un don, eso significa,

para eso fue otorgado.

 

Ella –tenerla-

es sumar un sentido.

           *

Bajo su luz, lo real

de cualquier manera

que se lo considere

-su obcecación, su naturaleza

opaca-, puede penetrarse,

ver a través.

          *

Entre los mecanismos

de captura, ella

se asemeja a una red.

Ciega,

como una red de pesca.

          *

 

Aunque a su servicio

las palabras ganen

poder,

a veces

en la casa del poema

manojos de ellas sólo abren

una puerta, apenas una puerta.

          *

Las palabras, las que descienden

desde la cabeza al brazo, a la mano,

pero a veces escapan

sin caer al papel.

 

En las lagunas,

lugares de ausencia,

prevalecen sus sombras, rondando.

 

El sentimiento y la idea laten,

viudos: falta la materia real,

la carne sagrada.

          *

Así es, señora

que te impones y dictas,

nuestras trabajosas dignidades

se apoyan en soplos, en nubes.

 

Ese es tu legado, tu premio.

          *

 

A los altibajos

de la fiebre personal

se adhiere la canción

de las minucias.

         No es querida,

pero cada tanto arroja

fulgor en el espejo,

verdad en el papel.

 

Nadando en las circunstancias

¿qué cosa sino esa errátil

punción verbal

nos muestra lo que no vemos?

          *

No revelación,

ni corona, ni poder, ni juicio,

es realidad, nueva

y cifrada realidad que denuncia

a merodeadores y falsarios,

 

la que hinca el talón

en sus rostros mortales

los humilla, los rompe.

          *

 

Ella se exhibe

cuando alcanzamos la integración

material con otros reinos.

                        Se sabe,

debemos desaparecer

para que luche, sin carga,

por alguna permanencia.

 

         *

Cuando termine el pacto vagará

persiguiendo,

eligiendo como ayer

bocas vacías:

                  algo

habrá destruido nuestra unión

en clave, sexo alternativo,

máscaras de arcángel.

          *

 

Los poemas, ambiguos o no,

durarán

    porque simples

entramos cada día en las palabras

para nacer.

 

          Durarán

por cabeza obediente,

por alma rendida.

 

Publicado en "Fénix”,  Nº 11, Abril, 2002, Ediciones

Del Copista, Córdoba, Argentina

(*) Marc CHAGALL

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Graciela E. ZANINI - ELEGIA - LO QUE HAY -

Publicado en

GRACIELA ZANINI (Bs. As.)

 

requiem

(*)

 

ELEGÍA

 

           a Irma E. Alberti, i.m.

 

 

Riada  insumisa,

las plegarias y los días

destilan en el hueco

que dejaste,

                  madre mía,

mi lágrima,

mi otra voz.

 

 

LO QUE HAY

 

I

 

Lo que veo es lo que hay.

Ninguna veladura en la imagen.

Ninguna arista disimulada.

 

Alrededor, las voces

familiares no consuelan.

Alguien grita mi nombre.

Un vago sentimiento de haber pertenecido

me impulsa a contestar.

Ellos planean ir al campo.

               Planean

sobre mí.

 

 

(De "LO QUE HAY" Ediciones del Dock,

Bs.As. , 2005)

* "Domestic Requiem", Paul KLEE, 1923

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Anahí LAZZARONI - Del otro lado - Un día como otros -

Publicado en

ANAHÍ LAZZARONI (La Plata, reside en Usuahia, Tierra del Fuego)

 

 

 

DARK CLOUDS

 

 

  (*)

 

DEL OTRO LADO

 

La mujer que encontraron muerta en la playa era joven.

 

El martes y el miércoles cayeron meteoritos detrás del glaciar,

 

los pobladores dijeron que llevaban una cola de fuego azul.

 

Del otro lado de la ciudad hubo grandes estruendos.

 

Un pájaro castaño cruzó un cielo de nubes oscuras.

 

Por esta calle no anda ni un alma. Y eso que es viernes.

 

 

                                                         17 de setiembre, 2004

 

 

UN DIA COMO OTROS

 

Dice que están por demoler la casa de enfrente,

la de chapas de color verde agua

con el jardín tan descuidado que parece abandonado.

 

Que ayer escuchó en la calle que ahí construirán un hotel.

 

En la ciudad los hoteles brotan como hongos.

 

¿Y el viento?

 

El viento sopla.

 

                                                             25 de diciembre, 2005

 

De "EL VIENTO SOPLA"  Anahí Lazzaroni, Buenos Aires, El Suri Porfiado

Ediciones, 2011.

 

(*) Mountain Landscape with Darks Clouds, Emil Nolde

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Alfredo GANGOTENA- de " La tempestad secreta"

Publicado en

Alfredo GANGOTENA (Quito, 1904- 1944 )

De "La tempestad secreta" 1926 - 1927


VII. Muchos insectos en torno de un solo pensamiento,
Pero el mío está ausente bajo un cielo de lluvia.
¡Y tú has venido un día, Pizarro, acicateado por una gran pasión!
Como tú, fantasma, enciendo mi alma cerca de la extraña floresta,
Donde tú amabas antes aspirar el tenaz aliento.
Pero cuántas de estas pupilas nauseabundas me envuelven asimismo,
Como en la hora de angustia, pesada y mala para tu espíritu,
Y se demoran en mirarme languidecer.
¡Morir! Lejos de aquí los ojos
Y el noble espíritu tan cerca de las cadenas que mi corazón han ceñido.

Me llama la sangre.
La sangre de los días de éxtasis, más acompasada que la mar.
La sangre que no olvida jamás y que me invade con su color terrible.
Que este inútil viaje de los ojos termine pronto!
Así el paciente corazón anhela volver a ver su sangre
Y gozar de una codiciada sombra, más dulce y más propicia en su temblor de quejumbre.
¡Mas que regrese pronto!
Porque ella me espera, mi Esposa, con la mirada al viento, allá lejos,
blanca y secreta como la nieve de una estrella nueva.

Ah Señor, si he recorrido una patria mala, tened piedad de aquél que os ofende,
pobre infante olvidado en las espinas de su calvario.
Os grito: «¡Señor, curadme de la mar inmensa, de mi tristeza grande y del astro
banal que ilumina la tierra de mi tormento!»

La noche se torna más grande y más densa,
buscando perdidamente sus sombras.
Grande es mi infortunio.
Abriré mi corazón a las bestias bravías que recorren el mundo como el fuego de las arenas.
¿En qué nuevo Espíritu buscaré alojamiento?
El opio desperdiga mis sombras, derramando sobre todo párpado su melancolía de ausencias.

Y añade el corazón desesperado:
«La ausencia!
«La ausencia sin límite.
«Oh cómo está lejano mi hogar de gloria.
«Oh labios amadores, las lágrimas no son tan profundas como para llorar tanto
vuestro alejamiento.»

¡El cielo endurecido no resuena!
Flores sin tallo que tienen el peso de la sangre.
Y la noche se vuelve más dulce, más próxima y más estrujadora:
»¡Abrete!
»Abre tu sueño a mis alientos,
»Porque soy la libertad de las brisas.
»Porque traigo con los siglos la convalecencia de tus pupilas.
»Está presto el camino, la forma del sueño busca su destino.
»Oh labios, el tiempo os apresura,
»Restituidme a mi cielo de inteligencia,
»Que el solo contacto de irreductible amor lo aseguro en este reino de vida.»

Gentileza : amediavoz.com

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

CINTIO VITIER - Poesía, Hambre - Niños -

Publicado en

CINTIO VITIER ( Cayo Hueso,1921- La Habana, 2009)

POESÍA, HAMBRE
(Para cumplir con ella, mis 50 años)

Poesía, hambre
de todo:
con tu boca quisiera comer,
más que cantar
comer el canto que tiene hambre de todo y de sí mismo.

Poesía de todo,
hambre, sed
de todo:
con tu boca quisiera comer y beber el pan y el vino,
sin que quedara fuera nada, ni la nada,
para dormir al fin, sin fin, saciado,
bien comido a mi vez por todo, y bien cantado.

6 de enero de 1971


NIÑOS

Noche mía estrellada
girando cristalina:
nunca me has sido tú impasible ( esa calumnia),
no fuiste indiferente nunca a mi dolor.

Bañado en lágrimas
o sudando en lágrimas te he buscado, y siempre
comprendiste como nadie mi dolor.

Nos hablamos
con un lenguaje que no existe todavía :
estas palabras son su prehistoria.
Tú relatas mi gloria, yo mi nada,
tú relatas tu nada, yo mi gloria.

Los dos somos los niños del dolor.

9 de enero de 1971



( De "PALABRAS A LA ARIDEZ", Ediciones ÚLTIMO REINO
Bs.,As., 1989)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Alejandro BECKES - Al Cristo de Velázquez -

Publicado en

ALEJANDRO BEKES (Sta. Fe., Argentina)

 

 

  

cristo velazquez[2]

 

 

(*)

 

AL CRISTO DE VELÁZQUEZ

 

¿ Qué nos callas, Jesús, desde esta muerte

tuya, desde esta verde, verde sombra

que ennegrece detrás de tu blancura

agonizante?

 

                 Íntima en tus ojos

cerrados, ella guarda su secreto,

que es el tuyo también. Tuya es la sombra,

desnudo te alzas para recibirla

como un hombre a su amante y castamente

cierras los ojos para no mirarla:

¡pudor supremo de no ver la muerte!

 

Y callado y tan lleno de nosotros,

tan lleno del espanto de ser hombre,

nos cierras esos párpados amigos

y nos niegas quizá con tanta noche

una mirada que nos cegaría.

 

( De "El hombre ausente" Ediciones del Copista,

Córdoba, 2004)

 

(*) "Cristo crucificado"- Diego Velázquez (1630-1635)

Museo Nac. del Prado, Madrid.

 

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

<< < 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 40 50 60 > >>