Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

GRACIELA BUCCI - COSAS -

Publicado en

GRACIELA BUCCI, BUENOS AIRES, ARGENTINA

 

Cosas

 

aun las cosas gigantes se convierten en polvo

 

es cierto que hay cosas que se hunden

aparecen en la boca del pez   taladran superficies

se clavan en la roca

 

algunas hasta puede elevarse

jugar

con la conciencia de una pluma

respirar en las nubes

despabilar el alba

 

es cierto   también

que otras se arrastran

que buscan la huella que deja el pie descalzo

 

después de todo

para algo están las cosas

sin ellas

 

ni siquiera somos

 

(De "Un orden diferente" Ediciones del Dock, 2005)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Sergio NAKAUCHI -VESTIDO DE AMIANTO Y TERCIOPELO -

Publicado en

SERGIO  NAKAUCHI (Bs.As. Argentina)

 

VESTIDO DE AMIANTO Y TERCIOPELO

 

                  "Vestido de amianto y terciopelo, recorrió la ciudad"                

                                  Alvaro MUTIS

 

 

El cielo no está

en su personalidad.

 

Mansamente

accede a la tristeza

de la lluvia y las hermosas

mujeres.

 

A la sombra de las calles desocupadas

acelera la muerte.

 

Como una piedra ambulante

deja rodar el cerebro

en la corriente del mundo.

 

Aspira el fondo

del aire perdido.

 

Busca el recuerdo

en ese aroma

de los parques todavía

                                          tibios.

 

Como siempre

descubre que la tarde

no ha sido atenta

con él.

 

Ya no percibe

el camino.

 

Lo rodea el humo

de los sueños

                         recién cortados.

 

(De "Los trabajos de la lluvia", Botella al Mar, 2007)

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

José Emilio PACHECO - FIN DEL MUNDO -

Publicado en

 

images[3]-copia-3

JOSE EMILIO PACHECO ( México, 1939,  Premio Nacional de Lingüística y Literatura, 1992)

FIN DE SIGLO

«La sangre derramada clama venganza».
Y la venganza no puede engendrar
sino más sangre derramada
           ¿Quién soy:
el guarda de mi hermano o aquel
           a quien adiestraron
para aceptar la muerte de los demás,
           no la propia muerte?
¿A nombre de qué puedo condenar a muerte
a otros por lo que son o piensan?
Pero ¿cómo dejar impunes
la tortura o el genocidio o el matar de hambre?
            No quiero nada para mí:
            sólo anhelo
            lo posible imposible:
            un mundo sin víctimas.

Cómo lograrlo no está en mi poder;
escapa a mi pequeñez, a mi pobre intento
de vaciar el mar de sangre que es nuestro siglo

con el cuenco trémulo de la mano
Mientras escribo llega el crepúsculo
cerca de mí los gritos que no han cesado
            no me dejan cerrar los ojos

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

NESTOR GROPPA - ORFANDAD -

Publicado en

NESTOR GROPPA ( 1928,Laborde, Córdoba,- 04/05/2011,San Salvador de Jujuy, donde residía desde 1952)

 

images[8]

 

ORFANDAD

 

Qué tristeza

                          que viene

                          del árbol

                          con una luna enlozada

                           y los pájaros de vidrio

 

  qué tristeza

 

                          que viene

                           de los niños

 

  que no sé

                           a qué juegan

 

                                                     en la tarde

 

  que no sé

 

                           lo que miran

 

                                                     en la tarde

 

  que no sé

                           por qué lloran

 

                                                     en la tarde

 

  Y en  la tarde

 

                           mi corazón

                                                     amaba

                                                                   pueblos

 

                           mi corazón

                                                     amaba

                                                                   nombres

 

(De "Tdo lo demás, es cielo",1974) De "Antología de la Poesía Argentina "(R.G. Aguirre)

                                             

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE -MUNDO GRANDE-

Publicado en

CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE, Brasil, 1902-1987

 

MUNDO GRANDE

No, mi corazón no es mayor que el mundo.

Es mucho menor.

En él no caben ni mis dolores.

Por eso me gusta tanto narrarme.

Por eso me desnudo,

por eso me grito,

por eso frecuento los periódicos, me expongo crudamente en las librerías:

necesito de todos.

Si, mi corazón es muy pequeño.

Sólo ahora veo que en él no caben los hombres.

Los hombres están aquí afuera, están en la calle.

La calle es enorme. Mayor, mucho mayor de lo que yo esperaba.

Pero tampoco en la calle caben todos los hombres.

La calle es menor que el mundo.

El mundo es grande.

Tú sabes cómo es de grande el mundo.

Conoces los navíos que llevan petróleo y libros, carne y algodón.

Viste los diferentes colores de los hombres.

los diferentes dolores de los hombres,

sabes qué difícil es sufrir todo eso, amontonar todo eso

en un sólo pecho de hombre, sin que él estalle.

Cierra los ojos y olvida.

Escucha el agua en el cristal,

tan calma. No anuncia nada.

Entre tanto se escurre en las manos

¡tan calma! Va inundando todo.

¿Renacerán las ciudades sumergidas?

¿Los hombres sumergidos, volverán?

Mi corazón no sabe.

Estúpido, ridículo y frágil es mi corazón.

Sólo ahora descubro

cuán triste es ignorar ciertas cosas.

(En la soledad

desaprendí el lenguaje

con el que se comunican los hombres).

Otrora escuché a los ángeles,

las sonatas, los poemas, las confesiones patéticas.

Nunca escuché la voz de la gente.

En verdad soy muy pobre.

Otrora viajé

por países imaginarios, fáciles de habitar,

islas sin problemas, no obstante exhaustivas y convocando al suicidio.

Mis amigos fueron a las islas.

Las islas pierden a los hombres.

Sin embargo algunos se salvaron y

trajeron la noticia

de que el mundo, el gran mundo está creciendo todos los días,

entre el fuego y el amor.

Entonces, mi corazón también puede crecer.

Entre el amor y el fuego,

entre la vida y el fuego,

mi corazón crece diez metros y explota.

¡Oh vida futura! Nosotros te criaremos.

 

( De "Sentimiento del Mundo"1940. Publicado en Primera Antología Argentina,SUR,1973)

 

 

 

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

EUGENIO MONTALE - ENCUENTRO -

Publicado en

EUGENIO MONTALE (Génova 1896-Milán )

  

  

ENCUENTRO (*)

 

  

No me abandones tú, tristeza mía,
sobre el camino
que azota el viento extraño
con su cálido soplo, y cede; cara
tristeza al viento que se extingue: y empujada
por éste hacia la rada,
donde la última voz exhala el día,
viaja una niebla, alta se pliega un ala
de cormorán.

El tajo al lado del torrente, estéril
de aguas, vivo de piedras y argamasas;
tajo de humanos actos consumidos,
de mortecinas vidas declinando
más allá del confín
que en círculo se cierra: rostros secos,
manos,caballos en hilera, ruedas
chirriantes: vidas no: vegetaciones
del otro mar que la oleada vence.

Se avanza en el camino de cuajado
Iodo sin rastro
como una procesión de encapuchados
bajo la rota bóveda, caída
casi hasta reflejar escaparates,
en un aire que envuelve nuestros pasos
denso e iguala los sargazos
humanos fluctuando en las cortinas
de bambú murmurante.

Si me abandonas tú, tristeza, único
presagio vivo en este nimbo, siento
que alrededor de mí se extiende
un rumor como de esferas cuando
una hora está próxima a sonar;
y caigo inerte en la apagada espera
del que no teme ya
en esta orilla sorprendida por la ola
lenta, que no aparece.

Tal vez vuelva a tener una apariencia:
en la rasante luz
un movimiento me conduce junto
a una mísera rama que en un tiesto
crece sobre una puerta de hostería.
A ella tiendo la mano, hacerse mía
siento otra vida, huella de una forma
que me fue arrebatada; y como anillos
en los dedos no hojas se me enroscan
sino cabellos.

Y nada más después. ¡Oh sumergida!:
desapareces como habías venido
y nada sé de ti.
Tu vida es tuya aún: entre las raras
vibraciones del día ya esparcida.
Ruega por mí,
para que yo descienda otro camino
distinto de una calle de ciudad,
en el aire perdido, ante el tropel
de los vivos; que te sienta a mi lado, que
descienda sin ruindad.

 (Versión de: José Ángel Valente) 





Incontro

 

Tu non m'abbandonare mia tristezza
sulla strada
che urta il vento forano
co' suoi vortici caldi, e spare; cara
tristezza al soffio che si estenua: e a questo,
sospinta sulla rada
dove l'ultime voci il giorno esala
viaggia una nebbia, alta si flette un'ala
di cormorano.

La foce è allato del torrente, sterile
d'acque, vivo di pietre e di calcine;
ma più foce di umani atti consunti,
d'impallidite vite tramontanti
oltre il confine
che a cerchio ci rinchiude: visi emunti,
mani scarne, cavalli in fila, ruote
stridule: vite no: vegetazioni
dell'altro mare che sovrasta il flutto.

Si va sulla carraia di rappresa
mota senza uno scarto,
simili ad incappati di corteo,
sotto la volta infranta ch'è discesa
quasi a specchio delle vetrine,
in un'aura che avvolge i nostri passi
fitta e uguaglia i sargassi
umani fluttuanti alle cortine
dei bambù mormoranti.

Se mi lasci anche tu, tristezza, solo
presagio vivo in questo nembo, sembra
che attorno mi si effonda
un ronzio qual di sfere quando un'ora
sta per scoccare;
e cado inerte nell'attesa spenta
di chi non sa temere
su questa proda che ha sorpresa l'onda
lenta, che non appare.

Forse riavrò un aspetto: nella luce
radente un moto mi conduce accanto
a una misera fronda che in un vaso
s'alleva s'una porta di osteria.
A lei tendo la mano, e farsi mia
un'altra vita sento, ingombro d'una
forma che mi fu tolta; e quasi anelli
alle dita non foglie mi si attorcono
ma capelli.

Poi più nulla. Oh sommersa!: tu dispari
qual sei venuta, e nulla so di te.
La tua vita è ancor tua: tra i guizzi rari
dal giorno sparsa già. Prega per me
allora ch'io discenda altro cammino
che una via di città,
nell'aria persa, innanzi al brulichio
dei vivi; ch'io ti senta accanto; ch'io
scenda senza viltà.

 

 

 

(*) De HUESOS DE JIBIA, 1925

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

JOSE MARIA EGUREN - Canción cubista . La Tarda .

Publicado en

 

 

JOSE MARIA EGUREN ( Lima Perú, 1874-1942)

 

 

Canción cubista

Alameda de rectángulos azules.

La torre alegre
Del dandy.

Vuelan
Mariposas fotos.

En el rascacielo
Un gallo negro de papel
Saluda la noche.

Más allá de Hollywood,
En tiniebla distante
La ciudad luminosa,
De los obeliscos
De nácar.

En la niebla
La garzona
Estrangula un fantasma
.

 

 

La tarda

Despunta por la rambla amarillenta,
donde el puma se acobarda;
viene de lágrimas exenta
la Tarda.

Ella del esqueleto madre
al puente baja inescuchada,
y antes que el rondín ladre
a la alborada
lanza ronca carcajada.

Y con sus epitalamios rojos,
sus vacíos ojos
y su extraña belleza,
pasa sin ver por la senda bravía,
sin ver que hoy me he muerto de tristeza
y de monotonía.

Va a la ciudad, que duerme parda,
por la muerta avenida,
sin ver el dolor, distraída,
la Tarda.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Carlos BOUSOÑO -EL RIO DE LAS HORAS

Publicado en

CARLOS BOUSOÑO (Asturias, 1923,Premio Nobel de Literatura 1977)

 

EL RIO DE LAS HORAS

(TIEMPO EN LS COSAS)

 

Como si la maldad físicamente existiese,

tal un objeto,un útil,o una forma

dura y tenaz,

rocable y abarcable;

 

así,pero quitada toda solidez

o tenebrosa sensación,

quietamente fuido, pero no como el agua y mucho más

      que el viento,

oscuro, sin ser exactamente la ceniza,

transparente más allá del cristal,

irreversible como una espina,

avanza

en la noche, este río.

 

Avanza silencioso, imperceptible

entre mis dedos, simulando su forma,

precisamene cual si fuesen dedos

con astucia, disfrazado de armario,

avanza por la habitación,

avanza inmóvil como un ataúd

finge ser ataúd, arzobispal

reposo, quieta constelación,

ardiente llama y frenesí...

Inmóvilmente se arroja o determina

como cama de roble en el silencio ambiguo y la inmovi-

      lidad de la sábana blanca

finge ser moribundo y luego muere en él,

como si hubiese muerto, y sigue andando...

 

(De "Las monedas contra la losa",1973) extraído de"Oda en la ceniza, Las monedas contra la losa", Editorial Losada,1975

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Henri MICHAUX -HACIA LA SERENIDAD -

Publicado en

HENRI MICHAUX  (Bélgica,1899-París,1984)

  

HACIA LA SERENIDAD (*)

  

a) el Reino de Ceniza.

  

Por encima de los júbilos como por encima de los terrores, por encima de los deseos y de las efusiones hay una extensión inmensa de ceniza.

En ese país de ceniza podeís ver el dilatado cortejo de los amantes que buscan a las mujeres y el cuantioso cortejo de las mujeres que buscan a los amantes. En todos ellos se lee una presciencia tal de los goces únicos que demuesta cómo tienen razón que la cosa es evidente y que es preciso vivir entre ellos.

Pero aquel que se halla en el reino de ceniza ningún camino enuentra ya. Mira, escucha. Ningún otro camino encuentra más que el del eterno pesar.

b) la llanura de la leve sonrisa.

Sobre ese reino alto, pero miserable, se extiende el reino elegido, el reino de suave pelaje.

Si en él apareciese alguna cumbre, alguna punta, no duraría mucho.

Pues apenas brotadas desaparecen, cambiándose en cortos pliegues, los dobleces en un estremecimiento y todo retorna a ser llano.

"Cuando la ola arrolladora encuentra a sus amiguitas, las olas que devuelven, se teje entre ellas un gran zumbido, primero un zumbido, luego poco  a poco se hace el silencio y no vuelve a encontrarse ninguna".

¡Oh, país de losas tibias!

¡Oh, llanura de la leve sonrisa!

 

 

(*) Traducción de Guillermo de Torre. (De Primera Antología Poética de la Revista SUR, 1973.

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

Hugo PADELETTI - LA PACIENCIA- UN PAJARO SE PUEDE DETENER

Publicado en

HUGO PADELETTI (Santa Fe,Argentina, 1928)

 

LA PACIENCIA

  

La paciencia

es un arte difícil. Como un cuadro
compone disonancias.
Transfigura
la fragmentación del instante.
Su secreto,la continuidad del alba.
No hay secreto
que no sea interior.
Aún en flor
su encubrimiento prevalece.
¿Qué primavera
dice su invierno?
La primavera
es.
Voy a plantar esta almendra
para dar testimonio
de la paciencia.

 

 

 

UN PÁJARO SE PUEDE DETENER 

 

en la punta de un árbol y abarcar

la inmensidad del cielo. Yo también,

sentado frente al muro,

me detengo en la punta

del álamo y contemplo

la inmensidad. La surcan pensamientos

involuntarios. ¿Cuántas nubes

fugaces, cuántas aves

sucesivas!

Y las dejo pasar… y son tragadas

por este espacio inmenso

que soy yo:

sereno, transparente, luminoso

¿quién soy

yo?

 

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0