Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Ricardo MOLINARI. Una rosa para Stefan George.

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

Ricardo MOLINARI. Una rosa para Stefan George.

RIcardo MOLINARI (Bs.As.1898-1996


UNA ROSA PARA STEFAN GEORGE


Il va parmi ses fleurs;
et les souffles de l’air
Hölderlin

(Similis factus sum pellicano solitudinis)



No es la paciencia de la sangre la que llega a morir,
ni el sueño ni el mármol de Delfos, sino el polvo
que se calienta entre las uñas.
Qué importa morir, que se borren las paredes como un río seco;
que no quede una flor en la calle con su borde de luto en la frente,
ni el viento sobre las piedras podridas.


Qué haces allí, tronchado sin humedad,
con tu dicha sin aliento, con tu muerte tendida a los pies.
Con tu espuma llena de ceniza. Desdeñoso.


Ya vendrán los hombres con el ruido, con los gestos;
pero el odio seguirá intacto.


Todos te habrán estrechado la mano alguna vez,
y tú habrás bebido la cicuta en la soledad,
como un vaso de leche.


Adiós, país de nieve, de ventisca agria, sin gentes que digan mal
de ti. Eterno. Desnudo.
La sangre metida en su canal de hielo
—fuego sin aire— Jordán perdido. Si el tiempo
tuviera sentido
como el Sol y la Luna presos;
si fuera útil vivir,
si fuera necesario,
qué hermoso espanto: tengo la voluntad avergonzada.


Yo soy menos feliz que tú. Me quedo combatiendo
sin honor,
con un haz de ramas en las manos.
Duerme. Dormir para siempre es bueno, junto al mar;
los ríos secos debajo de la tierra con su rosa de sangre muerta.


Duerme, lujo triste, en tu desierto solo.


¡Esta palabra inútil!

Compartir este post

Repost 0

ANTONIO COLINAS

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

ANTONIO COLINAS

ANTONIO COLINAS (León, España, 1946, Premio Nacional de Literatura, Premio Reina Sofía Iberoamericana)

LA NOCHE DE LOS RUISEÑORES AFRICANOS

Cayó el alma en el pozo de la noche
y desde abajo, desde lo más hondo,
ve la luna de junio madurar
en la brisa, que trae enloquecidos
cantos de ruiseñores af
ricanos.

(Jardín De Orfeo, 1988)

ZAMIRA AMA LOS LOBOS

Zamira ama los lobos.
Yo quisiera ir con ella a buscarlos
a las tierras más altas,
donde los robledales rojos de Sotillo
han perdido sus hojas en las fuentes,
allá donde los caballos
beben el agua helada de las cascadas
y se espera la nieve
com
o una bendición.

Tú y yo estamos en este hospital
esperando a la muerte.
No la muerte tuya ni la muerte mía,
sino la de aquellos que nos dieron la vida.
Y éstos, ¿a quienes pasarán,
cuando mueran, sus muertes?
Tú y yo esperando el final,
El vacío del límite,
mientras la vida brilla y tiembla entre nosotros
como un cuchillo inocente.
Y es que, esperando la muerte de los otros,
esperamos, un po
co, la muerte nuestra.

Quizá, por ello, Zamira ama los lobos.
Quizá, por ello, yo deseo también
salir a buscarlos con ella este mes de diciembre
a los páramos altos,
a los prados remotos.
Y podríamos ver los espinos,
y las brasas de sangre del sol
en mimbrales morados.
Puesta ya en nuestros ojos
la venda de la nieve,
que no pensemos más, que ya no nos deslumbre
el acre resplandor
de los quirófanos.

Zamira ama los lobos,
quiere escapar del laberinto de piedra y cristal
del dolor.
Zamira: partamos y no regre
semos.

(Tiempo y abismo, 2002)

Compartir este post

Repost 0

UN GAVILÁN - Ramón PALOMARES

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

UN GAVILÁN - Ramón PALOMARES

Ramón PALOMARES (Venezuela, 1935-2016)

1975, Premio Nacional de Literatura; 2010 Premio Iberoamericano de Literatura

UN GAVILÁN

Se paró el gavilán y se quedó pegado en las nubes

y ya no pudo dar más vueltas

y le dijeron: Ya no podés hacer más hilo, ya no vas a poder tejer el cielo,

entonces todas las flores que estaban se pusieron tristes

y comenzaron a secarse

y entraron caminando en una cueva

y se veía una fila de gladiolas que iban rezando

y cuatro coronas de orquídeas y rosas

y así se estaba quieto el gavilán allá arriba

viendo que las montañas se habían puesto negras

y que los ríos parecían urnas;

cuando llegó un gran viento y dijo a resoplar

y estremecía los árboles como si fueran ropa colgada

y bajaron todas las estrellas y se pusieron a hablar

y salieron volando las nubes y dando vueltas

brincando por las colinas

y las praderas estaban muy contentas y les brillaban

los dientes de risa.

Entonces se desató el gavilán y se sentó en una silla a beber

y se emborrachó y dijo a cantar

y nombró a todos los que habían venido para ayudarlo

y le parecían las alas como lunas

y los ojos que tenía era el sol que se le había metido

en la cabeza

y a él se le llamaba el gran tejedor

porque anudó todo lo que había y puso en el cielo un barco

que va nadando, nadando

enseñando todos los sueños.

(Publicado en Unión LIBRE www.unionlibre.rakumin.org/)

Compartir este post

Repost 0

ANTONIO GAMONEDA, Poemas

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

ANTONIO GAMONEDA, Poemas

ANTONIO GAMONEDA (Oviedo, España 1931)

Entre otras distinciones

Premio Nacional de Poesía, 1988

Premio Cervantes 2006

POEMAS

VIENE EL OLVIDO

La luz hierve debajo de mis párpados.
De un ruiseñor absorto en la ceniza, de sus negras entrañas musicales,
surge una tempestad. Desciende el llanto a las antiguas celdas,
advierto látigos vivientes
y la mirada inmóvil de las bestias, su aguja fría en mi corazón.
Todo es presagio. La luz es médula de sombra: van a morir los insectos
en las bujías del amanecer. Así
arden en
mí los significados.



INCANDESCENCIA Y RUINAS (I)


Yo invoco la cabeza
más sagrada que exista
debajo de la nieve.

Mi corazón azul
canta purificado
por el silencio.

INCANDESCENCIA Y RUINAS (II)

Vándalo de pureza,
hostígame. Si hablas,
yo bajaré mis labios
hasta el agua salvaje.

De aquella gruta donde
abrasa la frescura,
ha de surgir un rey
sucio de profecías.

Oh corazón que ves
en toda oscuridad,
cuándo estaremos ciegos
en l
uz, cuándo hablarás,
habitante del fuego.


(DE “LÁPIDAS”,1977-1986)

Tras asistir a la ejecución de las alondras has descendido

aún hasta encontrar tu rostro dividido entre el agua y

la profundidad.

Te has inclinado sobre tu propia belleza y con tus dedos

ágiles acaricias la piel de la mentira:

Ah tempestad de oro en tus oídos, mástiles en tu alma, profecías...

Mas las hormigas se dirigen hacia tus llagas y allí

procrean sin descanso

y hay azufre en las tazas donde debiera hervir la misericordia.

Es esbelta la sombra, es hermoso el abismo:

ten cuidado, hijo mío, con ciertas alas que rozan tu corazón

Compartir este post

Repost 0

Rafel CADENAS -La visita y otros poemas

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

Rafel CADENAS -La visita y otros poemas

RAFAEL CADENAS ( Lara, Venezuela, 1930)

LA VISITA

Ahí está nuevamente eso.

Sé que pasará, pasará. No acostumbra quedarse. Irrumpe

y regresa al lugar donde vive, es su estilo.

Usa mi respiración para avisar su llegada.

Parece algo extraño, suelto, desorbitado, pero no, yo soy

eso.

Densidad, ardid, camino.

HOMENAJE

(Selección)

(1)

Ya no sé quién soy.

Si oigo mi nombre

ignoro qué designa

ese sonido

tan raro

como mi respiración

o como haber nacido

o estar aquí.

4)

El que viviá conmigo

sin sentirse

un poco detrás

de tus pasos,

se marchó

entre sus escombros

y entre los escrúpulos

Ahora

no hay nadie.

Una intensidad

lo busca

(Quiere

reemplazarlo).

Echarás de menos

al balbuciente

merodeador

que te seguía

con ojos llenos de ácido,

ojos sin restaurada inocencia,

ojos bajo códigos que no están en ellos?

(6)

Ya no sé

si puedo hablar en nombre de alguien.

¿Quién es esta sangre, estos tendones, estos ojos, esta

extrañeza, esta antigüedad?

Una fuerza

me tiene.

Entonces es ella

la que puede decir soy,

la que puede llevar un nombre,

la que puede usar la palabra yo.

( De ANTOLOGIA, Monte Avila Editores Latinoamericana,

Venezuela,1991)

Compartir este post

Repost 0

La anunciación de la Vírgen,Luis Riaño (1632) Escuela del Cuzco)

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

La anunciación de la Vírgen,Luis Riaño (1632) Escuela del Cuzco)

Compartir este post

Repost 0

Gerardo CURIÁ - Ketre Huitru - Huitru y otros poemas

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

Gerardo CURIÁ - Ketre Huitru - Huitru y otros poemas

GERARDO CURIÁ (Bs.As)

Ketre Huitru

¿Qué guerrero no enhebra su lanza

en la corteza del héroe?

Huitru

Si la muerte atravesó su albur

hasta ser el árbol

en espesura de viento y constelaciones

ya no es la muerte

que el filo atraviese el madero

En la herida

La luna agua

la sal es agua.

Torrentes de arena

de sol

caen en agua

es la tarde misma que llega

y es noche

silencio de agua que cae

hasta haber saciado

toda la sed

y continúa

porque en los tallos de su signo se limpia el sufrimiento

y es el umbral de su piedra

más adentro

más adentro

y cae el agua

agua

ya no dormida

ya no perfil sollozo

agua profunda

Ketre Huitru Lafquen

--- Gerardo Curiá de Caldén

http://www.gerardodavidcuria.com.ar/

Compartir este post

Repost 0

María ZAMBRANO -EL CONCIERTO -

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

María ZAMBRANO -EL CONCIERTO -

MARIA ZAMBRANO (Málaga 1904-Madrid 1991)

EL CONCIERTO

Para el maestro Andrés Segovia

Se oía, se hubiera oído la guitarra si su sonar no abriera desde el primer instante el modo justo de escuchar? Era su primera virtud indiscernible de momento. Los preocupados de pedagogías quizás hayan caído en la cuenta de que es la Música la que enseña sin palabras el justo modo de escuchar. Y de que cuando de palabra sola se trata, sucede así igualmente, que es la Música, que puede ser un modo de silencio, la que sostiene la palabra en su medio y en su modo justo, ni más alta ni más baja –siempre preferible un poco baja. Porque la música es, desde un principio, lo que se oye, lo que se ha de oír, y sin ella, la palabra sola, decae adensándose camino de hacerse piedra, o asciende volatilizándose, defraudando. Gracias a la música la palabra no defrauda; privada de ella, aun siendo palabra de verdad, y más si lo es, se desdice.

La música es prenda de la no traición, no existen en ella “las buenas intenciones”, y un solo fallo en la voz que dice revela la falacia, o denuncia el incumplimiento de la verdad. La música cumple, se cumple, y escuchándola nos cumplimos. Aquel que la trae, ¿qué es, quién es? Un ser remoto, una pura actualidad de siempre. Y resulta impensable que alguna vez se vaya, que alguna vez no haya estado. Volverá.

Volverá siempre el que hace la música de este instante. Volverá esa música que se aproxima más al origen, al principio, cuando revela al par el instante de ahora. Dura un instante de eternidad, como el morir, como el nacer, como el amar.

Más por ser de guitarra la música; mas ¿qué era en verdad ese latir solitario, esa onda del ser y de la vida? ¿No será, acaso, el instrumento musical sin más, entero y solo, único?

Instrumento único de la música toda. Una sola nota podría bastarle. Inconfundible. Unía los contrarios, el ser y el no-ser del sentimiento mismo. Era lamento y no lo era. Celebración sin rastro de triunfo. ¿Une la música los contrarios, o está alentando antes de que los haya? ¿O es su cumplimiento una pura acción de devolvernos en ese su instante al origen del tiempo, ahora cuando él tanto camino ha hecho, ahora como entonces, después de tanto? Y así darnos la ley del recto sentir, librándonos de la nostalgia que los facilones del vivir creen que sea el don de la música, y sobre todo su voluptuosidad. Dolor puede haberlo, y más aún en la guitarra, que tal vez, sea entre todos los instrumentos el elegido por el dolor. Mas el dolor no pide ser establecido, condensado; el dolor pide acabar dándose sin ser notado, tras de haber germinado germinante, como enjambre innumerable de hormigas. El dolor que en la guitarra esquiva el sufrimiento y lo orienta paso a paso hacia lo inacabable, arriba. Guarda la música el secreto de la justeza del sentir, las cifras del cálculo infinitesimal del padecer. Lo que alcanza, al menos entre los instrumentos occidentales, su máximo cumplimiento en la guitarra, tan entrañable, que suena desde adentro, en la gruta del corazón del mundo. Y por ello, los que resbalan por andar con prisas hacen de ella la plañidera, y la desgarrada aquellos que la aprovechan. Y ella les dice: “Dejadme sola”, sin que lo entiendan. Pues que es cosa también de que ella se haya dado sola a alguien que, sin prisa, vaya toda su vida, casi sin tocarla, rozándola apenas, desgranando su secreto según número, ese que se esconde más cuando más se revela. La noche del padecer entonces se aclara, el enjambre del sufrimiento se unifica. El sonido es uno solo. El Ángel ha arrancado las espinas y se da a sentir él mismo borrándose”.

MARIA ZAMBRANO

Compartir este post

Repost 0

Vicente ALEIXANDRE ,Mar del Paraíso

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

Vicente ALEIXANDRE ,Mar del Paraíso

VICENTE ALEIXANDRE

MAR DEL PARAÍSO

Heme aquí frente a ti, mar, todavía...
Con el polvo de la tierra en mis hombros,
impregnado todavía del efímero deseo apagado del hombre,
heme aquí, luz eterna,
vasto mar sin cansancio,
última expresión de un amor que no acaba,
rosa del mundo ardiente.
Eras tú, cuando niño,
la sandalia fresquísima para mi pie desnudo.
Un albo crecimiento de espumas por mi pierna
me engañara en aquella remota infancia de delicias.
Un sol, una promesa
de dicha, una felicidad humana, una cándida correlación de luz
con mis ojos nativos, de ti, mar, de ti, cielo,
imperaba generosa sobre mi frente deslumbrada
y extendía sobre mis ojos su inmaterial palma alcanzable,
abanico de amor o resplandor continuo
que imitaba unos labios para mi piel sin nubes.
Lejos el rumor pedregoso de los caminos oscuros
donde hombres ignoraban tu fulgor aún virgíneo.
Niño grácil, para mí la sombra de la nube en la playa
no era el torvo presentimiento de mi vida en su polvo,
no era el contorno bien preciso donde la sangre un día
acabaría coagulada, sin destello y sin numen.
Más bien, con mi dedo pequeño, mientras la nube detenía su paso,
yo tracé sobre la fina arena dorada su perfil estremecido,
y apliqué mi mejilla sobre su tierna luz transitoria,
mientras mis labios decían los primeros nombres amorosos:
cielo, arena, mar...
El lejano crujir de los aceros, el eco al fondo de los bosques partidos por los hombres,
era allí para mí un monte oscuro, pero también hermoso.
Y mis oídos confundían el contacto heridor del labio crudo
del hacha en las encinas
con un beso implacable, cierto de amor, en ramas.
La presencia de peces por las orillas, su plata núbil,
el oro no manchado por los dedos de nadie,
la resbalosa escama de la luz, era un brillo en los míos.
No apresé nunca esa forma huidiza de un pez en su hermosura,
la esplendente libertad de los seres,
ni amenacé una vida, porque amé mucho: amaba
sin conocer el amor; sólo vivía...
Las barcas que a lo lejos
confundían sus velas con las crujientes alas
de las gaviotas 0 dejaban espuma como suspiros leves,
hallaban en mi pecho confiado un envío,
un grito, un nombre de amor, un deseo para mis labios húmedos,
y si las vi pasar, mis manos menudas se alzaron
y gimieron de dicha a su secreta presencia,
ante el azul telón que mis ojos adivinaron,
viaje hacia un mundo prometido, entrevisto,
al que mi destino me convocaba con muy dulce certeza.
Por mis labios de niño cantó la tierra; el mar
cantaba dulcemente azotado por mis manos inocentes.
La luz, tenuemente mordida por mis dientes blanquísimos,
cantó; cantó la sangre de la aurora en mi lengua.
Tiernamente en mi boca, la luz del mundo me iluminaba por dentro.
Toda la asunción de la vida embriagó mis sentidos.
Y los rumorosos bosques me desearon entre sus verdes frondas,
porque la luz rosada era en mi cuerpo dicha.
Por eso hoy, mar,
con el polvo de la tierra
en mis hombros,
impregnado todavía del efímero deseo apagado del hombre,
heme aquí, luz eterna,
vasto mar sin cansancio,
rosa del mundo ardiente.
Heme aquí frente a ti, mar, todavía...

Compartir este post

Repost 0

Diego L. GARCÍA ..los reyes y las leyes/

Publicado en por "COMUNION PLENARIA"

Diego L. GARCÍA ..los reyes y las leyes/

DIEGO GARCÍA (Bs.As.)

"Los dioses que dispensan a los reyes

de las leyes, para vengarse de ello,

y acordarles, tal vez que son mortales,

los castigan con los remordimientos"

Hamleto, rey de Dinamarca, 1772,

versión de D. Ramón de la Cruz.

los reyes y las leyes/los dioses plurales

todo límite/palabra amoldada a decir

lo sometido/el estado quieto

al que no vengará un fantasma/sombra

de una idea/la voz del otro lado

la memoria/ el desfigurado Hamleto

que ha perdido la voz/el nombre

en nombre de los poderes plurales

la lengua por sobre todo/

la firma que se abre/expande

hasta ocupar el sentido/hasta

repetir y borrar la aspereza

que incomoda/hasta dejar pulcra

la escena y ya no haya preguntas

sólo aplausos y el telón oculte

las muecas de verdad/la desnudez

de un mundo inefable

( de "Ruido Invierno" "La Luna Que")

(diegogarcia.letras@gmail.com)

Etiquetado en POESIA

Compartir este post

Repost 0

<< < 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 20 30 40 50 60 > >>