Pier Paolo PASOLINI - LAS PRIMULAS -

Publicado en

 

 

images[6]

 

 

LAS PRIMULAS (*)

 

     (de “El ruiseñor de la Iglesia Católica”, de “Poesía italiana del siglo XX, Centro Editor de A. Latina, 1970, Versión G. Manzini)

 

¿Dónde encuentro la fuerza de escucharme?

Este enigma para los muchachos y los honestos

esta fe al calor de sus vestidos

esta víctima de sus sueños insanos

¿puede ahora encontrar en sí las frescuras

de las riberas de prímulas, las cosas menudas

fascinantes, que al hombre virgen, agobian?

¡Lo puede, lo puede! El corazón puesto al desnudo

no dejará de ser corazón:

Tu, Dios, sabes que soy como la alondra

que de  día mueve sus alas contra el sol.

 

Yo turbo el pudor de las prímulas

demasiado simples en la luz tosca

de marzo si campanas y lluvias

tocan el viviente, laborioso día.

No pueden enrojecer o enfurecerse

o, si lo hacen, es con los ojos ardientes

de amor y de nuevas seducciones.

Se me asemejan. Su vergüenza

es mi impudicia, su sueño

tiene cándidas inocencia como el mío.

En ellas mi pudor ofendido  espío.

 

Cuando estaba perdido  en su esplendor

era, me quería, bueno, un santo.

Y aún me asalta aquel antiguo

entusiasmo de virgen, al darles

sin recompensa toda energía.

Quiero su sonrisa, simpatía

vital, y para tenerlo, moriría.

Son tan inocentes que yo pido

al cielo que me vean gozarlas

de pureza en una luz mística

o para salvarlas, dar mi vida.

 

(*) Es un poema para la primavera, pero es tan, tan bello, que lo copié ahora

Etiquetado en POESIA

Comentar este post