Leopoldo CASTILLA - Una palabra - Visita a los muertos -

Publicado en

LEOPOLDO CASTILLA  (Salta, Argentina)

 

KCAV2B406CAO6PB2WCAMYD41GCA0JE0SXCAYMR3IBCA19J6PPCA3FZR3WCA

*

UNA PALABRA

 

La palabra está en el aire

él alza la mano para alcanzarla,

la ondula,

la llama por su nombre y no es ella,

ya se le vuela y, de pronto,

el alma de la ventana o el espejo que piensa

atolondran la luz

y la palabra cambia de idea

y ahora, sí, la trae mudita entre los dedos

como una mariposa.

Se iba a llamar sauzal pero él la despena

y se llama lluvia

y cae sin parar sobre el papel

inundando la casa

y se va, incontenible,

la palabra se va

                            a perfumar la tierra.

 

 

VISITA A LOS MUERTOS

 

"Vamos al cementerio, hijo". Y compra

unas flores blancas, asinitas,

(a ellos los distrae la delicadeza.)

 

Los conoce a todos. Los saluda

como si él también se hubiera muerto.

No sabe que están lejos de ahí, ajándose

como una orquídea en su propia calavera;

no ve cómo se pliega el cementerio

cada pared por cuatro,

no ve el aire encerrado haciendo señas,

ni el número de los nichos

con su uno invisible

al que nunca llegan las escaleras.

 

"Cuando yo muera, planten una araucaria",

eso pide, para escuchar el viento.

 

Ya no me asusto.

Aquí la sombra es blanca. Todo parece

una luna para ciegos.

 

Hablo con mi abuelo que hace mucho está allí.

Cuento los ángeles.

 

Voy secando las flores en mi cabeza.

 

    (De "El amanecido", Ediciones El Mono Armado,Bs.As. 2005)

(* "PAISAJE" acuarela de Martín Malharro, 1907)

Etiquetado en POESIA

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post