JORGE MADRAZO - Si en la sucesión de las fotos

Publicado en por El blog de AMALIA M. ABARIA

 Si en la sucesión de las fotos  
   
 si en lo trivial -y confuso-   
 te guiña cierto indicio   
 y tu dedo inquisidor se detiene  
 igual que en un film cuando   
 habráse ido o dormido en su silla  
 el operador, y a la vista del fotograma inmóvil,   
 con regocijo al comienzo, con ira más   
 luego -el operador se ha ido o dormido-   
 a patalear   
 el público comience pues   
 se haya ido o dormido aquel operador,   
 así, al caer las hojas del pesado álbum   
 por años olvidado en la gaveta   
 abierto el cofre del recuerdo   
 (magma de imágenes  
  manchadas):  
 esa muchacha cuyos ojos   
 tiemblan.  
     
 Moverás  
 en el aire del verano la foto,   
 indagarás su nombre de mujer  
  hoy sepultado   
 a cuatro palmos bajo el suelo.  
  Puede la muchacha lucir un flequillo,   
 corre ella por el prado y   
 siéntase a mirarte; el café revuelve   
 humeante.  
  Al reir: la punta de la lengua.  
  Los ojos, espiando al sesgo, dejan ver   
 el borde de dorada   
 pupila   
 Ojos de ella para ser mirados, los miras   
 sabiendo   
 que hay aquí un feroz  
 malentendido   
 (pudiste haberla amado, tomar   
 su mano a la luz del   
 atardecer)  
 Va ella y viene sobre su bicicleta:   
 ágil rodilla, falda voladora.   
 y mirar juntos el álbum de tapas de  
  cartón   
 pesadas como el tiempo. 
  Mirar el mirar de la muchacha, frágil   
 como el tiempo  
  Mirar a ella que viene y va sobre   
 la muerta bicicleta.  
  Mirar el tiempo:   
 su aguja de oscuro  
  destejer.  

 

Etiquetado en POESIA

Comentar este post

Alicia Perrig 06/26/2010 19:38


Gracias, por permitirnos gozar de la poesía de Jorge. Es tan grande este poeta. Tan grande.
Abrazo
Alicia Perrig


El blog de AMALIA M. ABARIA 06/24/2010 04:55


Jorge Luis, muchísimas gracias por tu comentario sobre Jorge Madrazo.
Saludos!!!!

Amalia


Jorge Luis Estrella 06/24/2010 01:38


Jorge Ariel Madrazo es un gran poeta al que admiro y quiero ya que últimamente he tenido la suerte de frecuentarlo y conocer su enternecedora manera de ser. Este poema no lo conocía y el poeta,
cuando es grande, se agiganta hasta en las repeticiones que sólo deben hacerlas los que saben. Gracias.