ALBERTO GIRRI- EXAMEN DE NUESTRA CAUSA -

Publicado en

tnN-K0004-050-senecio[1]

(*)

 

ALBERTO GIRRI (Bs.As.,1919-1991)

 

EXAMEN DE NUESTRA CAUSA

 

Comprendo muy bien, dijo Dios, que uno

haga su examen de conciencia.

                            (PEGUY: El Precursor) 

 

I

 

DESPOSEÍDA, ABSTRACTA,

es la convivencia

cuando las calles y sus siervos

patronos de la poca alegría

y la caótica, libre intensidad,

que podemos permitirnos,

toman para sí y los perros

husmeadores de basura

todo el espacio nocturno,

ese caritativo vínculo

entre los que estamos en muerte

privados de la gracia actual

y de la facultad de alcanzarla.

 

II

 

NO SABEMOS, LA CALLE NOS EXPULSA

y en los desiertos caseros

esperan jadeos, ecos de votos

expresados en las sobremesas

y vendidos en el lecho,  Caínes

desbastando las mazas, usándolas

para darnos a conocer, conocernos;

  no sabemos

  a quien dijo

  que vendrá la noche

  y ya nadie podrá obrar,

y le pedimos un descanso, creernos

todavía exorcizados y limpios seres

cuando el prójimo nos piensa

y regocija su lengua llamándonos.

 

III

 

EN TINIEBLAS

descienden las jornadas

con señales evidentísimas

del pavor que humilla

al que no fía de su estado

y siente que los días son inciertos.

 

IV

 

ANDAMOS,

contra nosotros está la conciencia,

los pies que nos arrastran

por cuartos y rincones

chocan con la víbora guardiana,

la serpiente que vela en las casas;

su despertar rompe el hechizo

y oímos que nos escuchan,

y entendemos que techos y portales

caerán sin defendernos de caer

en la misma fuente que enturbiamos.

Es el instante, la calle penetra

y examina nuestra causa, somos de ella,

y ella y la noche serán nuestra morada

con tal que tengamos por suciedad

la casa perdida, su ornato exterior.

 

V

 

TORCIDO ES EL CORAZÓN DE TODOS,

y muchos los acusadores,

mas en  primer lugar, siempre,

acusarán los pensamientos de dentro;

torcido es el corazón de todos,

e impenetrable;

¿quién lo conocerá?

 

  (De “Examen de nuestra causa”, 1956, publicado en  “ POEMAS ELEGIDOS”,

Editorial LOSADA S.A.,1965)

 

(*) SENECIO, Paul Klee, 1922

Etiquetado en POESIA

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post